San Juan 8 > Policiales

Salta: un preso murió luego de prender fuego su celda en una cárcel de máxima seguridad

Omar René Ortiz cumplía una pena de 11 años de prisión efectiva por homicidio simple en grado de tentativa en concurso real con robo simple, llevaba a la fecha cumplidos tres años.

Un penado de la cárcel de villa Las Rosas, en la provincia de Salta, perdió la vida el sábado poco después de ingresar a un centro asistencial, derivado desde el penal completamente quemado.

A pesar de los esfuerzos médicos por salvarle la vida, René Ortiz dejó de existir a las 6.40.

Te puede interesar...

A las 0.00 el penado provincial ingresó al nosocomio procedente de la unidad penitenciaria número 1 de villa Las Rosas.

Ortiz presentaba, según el parte del destacamento policial del hospital, severas quemaduras múltiples, aunque el mismo parte no consigna otro tipo de lesiones.

El hombre falleció en la mañana producto de un paro cardiorrespiratorio.

Fuentes del Servicio Penitenciario explicaron, a través de un parte de prensa emitido al mediodía de ayer, que en horas de la noche el interno Ortiz inició un foco ígneo en la celda 1 del lateral B del pabellón M.

Este sector, conocido como el de máxima seguridad, es utilizado a menudo para castigo de los penados que incumplen con las normas de convivencia o resultan peligrosos para la seguridad interna.

Ortiz, según el parte del Servicio Penitenciario, se encontraba alojado en ese lugar por disposición de la superioridad, por alterar el orden y la disciplina en un incidente registrado horas antes, durante la cena, según manifestaron familiares de testigos.

Según el parte oficial, cuando se desató el foco ígneo en la celda número 1, los efectivos penitenciarios procedieron a sofocar el incendio y a auxiliar al interno.

La víctima del fuego fue asistida en el hospital del penal, primeramente, y luego derivada al hospital San Bernardo para una atención de mayor complejidad.

Omar René Ortiz cumplía una pena de 11 años de prisión efectiva por homicidio simple en grado de tentativa en concurso real con robo simple, llevaba a la fecha cumplidos tres años.

El SPP informó, además, que dos efectivos penitenciarios que cumplían funciones de celadores en el citado pabellón fueron separados de sus cargos y puestos a disponibilidad de la fuerza, aunque los motivos de tamaña resolución no fueron explicados.

Versiones recogidas ayer entre familiares de testigos del hecho indicaron que la muerte de Ortiz es mucho más que un misterio, ya que al haber sido alojado en el pabellón de máxima seguridad era imposible que pudiera tener elementos para iniciar un incendio y menos para quemarse a lo bonzo en soledad.

"A ese pabellón se ingresa con lo puesto y con menos también", dijo un entrevistado.

"Hay que investigar, si se puede, porque no había motivo para que Ortiz quisiera quitarse la vida", dijo un allegado a la víctima.

Una persona allegada aseguró a El Tribuno que el malogrado joven condenado a 11 años de prisión no había participado en los desmanes que se desarrollaron a la hora de la cena. "Hubo una pelea y el personal de infantería penitenciaria ingresó a poner orden y se llevó a Ortiz, a quien encontraron en camino. Después recibió el castigo. Hay que ver que las quemaduras no escondan otros tormentos, aunque no sé si eso es posible", denunció.

Fuente: El Tribuno Salta