San Juan 8 > Ovación

¡Qué canchero que sos!

Ya se habló prácticamente todo sobre el clásico, pero faltaba algo importante: el estado del campo de juego del 15 de Abril. Para eso, Ovación recorrió el piso tatengue junto al canchero Mario Ramón Gómez.

Ernesto Titi Cantero

ovacion@unosantafe.com.ar

Te puede interesar...

Poco a poco comenzó a acercarse a Unión. Hincha desde siempre y de alguna manera quería colaborar. Y encontró en las vueltas que da la vida trabajar en el club de sus amores. Históricamente el campo de juego tatengue siempre recibió elogios de todos por el buen estado que presentó, muchos cancheros dejaron su experiencia para que ese paño verde se mantenga impecable.

Mario Gómez, actual canchero, recibió la bendición de su antecesor Andrés Astudillo, que venía con los antecedentes de la época de oro del 75 con el Toto Lorenzo como DT. Aprendió todo de su maestro y volcó esa pasión a esa alfombra verde del estadio, ayudado por sus colaboradores Aldo Gallier y Hugo Romero.

Ovación pisó el césped del 15 de Abril y entre semillas y cortes, Mario Gómez comenzó a desgranar los secretos de la cancha para esperar el clásico entre Unión y Colón: “Comencé como ayudante hace 17 años, aprendí todo del canchero anterior que era Andrés Astudillo, que venía de la época de 1975, cuando jugaban el Turco Alí y Nery Pumpido. Empecé un tiempo después como ayudante, y fui aprendiendo el oficio de a poco, de los ingenieros que vinieron a darnos una mano en su momento, después por la situación económica del club en aquella época se fue yendo pero de a poco fuimos aprendiendo el oficio y acá estamos, como empleado del club”.

—¿Digamos que de lo que más celoso estás es de la cancha, con esa frase que utilizan: “no me pisen la cancha”?

—Sí, siempre peleando, discutiendo, pero bien, con la televisión, con los muchachos que arman los carteles de publicidad, con la gente que viene de visita, más que nada para cuidar un poco. Se está tanto tiempo acá, los feriados o domingos, uno la sigue cuidando. A mí me gusta, es que te tiene que gustar.

—A la cancha, ¿se la trata como a una mujer?

—Más que una mujer. Te tiene que gustar esto. Es cómo le cortás el pasto, cómo la regás, cómo le tirás el fertilizante, el tratamiento que le das, el cuidado... Ahora no es el canchero de antes que solamente regaba y cortaba el césped. Ahora hay tratamientos, se mide la velocidad, la resistencia, altura de pique, ya es profesional.

—Después viene cada técnico con su teoría...

–Sí. Cada uno viene con la orden que quiere césped alto o blando, regarlo o no, todas esas cositas. Cada vez que decimos que viene un cuerpo técnico nuevo estamos a su disposición, vamos atrás de ellos, lo que necesiten dentro de todo lo que esté a nuestro alcance, se lo brindamos.

—¿Qué tratamiento especial habrá para recibir a Colón?

—Lo que siempre logramos nosotros de la cancha, que esté rápida. El césped bien cortito, húmeda, que la hará lo más rápida posible. En clásico pasado también trabajamos 15 días antes con renovación de plantas, hemos hecho un carpeteado de arena en esa época, ahora, no lo hicimos, pero sí vamos a tratar que esté rápida y húmeda, más allá de los que nos pida el técnico.

—¿Siempre es un clásico especial cuando se juega en esta cancha?

—Sí, me siento un jugador más. Digo vamos a preparar la cancha para que esté ese día lo mejor posible, a favor nuestro por supuesto, ni que hablar de eso. Pero siendo hincha de Unión y estando acá adentro se vive diferente, más nosotros que estamos acá, que por ahí uno mira lo que está pasando en el partido y no tiene esa expresión que puede tener cualquier plateísta o hincha, tiene que estar acá, mirando y sufriendo.

—¿Facundo Sava te pedirá que riegues en el entretiempo?

–No sé, vamos a ver (risas).

—¿Todo es táctica y estrategia?

—Exacto, veremos cuando llegue el momento a ver qué pasa.

—¿Un deseo?

—Que ganemos, por favor.

—Al final se decidió que se jugará a puertas cerradas, ¿qué opinión tenés al respecto?.

—Es una verdadera lástima. Si esto es fútbol. Gana el que juega mejor o gana el que tiene mejor suerte. Es así, pero esto tiene que estar lleno como siempre, será algo raro ver este clásico sin la fiesta de la gente.