Comscore

PAÍS

Por primera vez hallan dinero que podría provenir de las coimas k

El juez Claudio Bonadio dictó el embargo de una cuenta cuyo titular es el ex presidente de la Cámara de la Construcción durante el kirchnerismo Carlos Wagner en Suiza.

El juez Claudio Bonadio ordenó la semana pasada que se trabara el embargo ante las autoridades de ese país como una medida preventiva para congelar los activos del empresario, que ya fue procesado como parte de la asociación ilícita que se encargaba de recibir pagos de empresarios a cambio de beneficios en los contratos con el Estado.
Wagner, dueño de Esuco SA, confesó ante la Justicia haber ejercido un rol clave desde la Cámara Argentina de la Construcción (CAC) para cartelizar la obra pública durante el kirchnerismo. No sólo organizaba el reparto de los contratos, sino que además oficiaba de garante si alguno de los empresarios no cumplía con los sobornos acordados. Los investigadores sospechan que el dinero utilizado para pagar las coimas se podría haber generado con sobreprecios en las obras públicas y que, una vez que los empresarios se hicieron con esos fondos, destinaban la mayor parte para el pago de los funcionarios kirchneristas. Pero otra parte del dinero habría quedado en las cuentas personales de los ejecutivos. "Las empresas se reunían en los lugares establecidos y determinaban el ganador de la licitación en función de su interés por la obra y del volumen de trabajo que tenían. Una vez adjudicada la obra, el compromiso era pagar para gastos políticos, para necesidades políticas", confesó Wagner ante el fiscal Carlos Stornelli . "El porcentaje del anticipo financiero era entre el 10 y 20 por ciento del total de la obra, que se entregaba a modo de retorno", sentenció el empresario. Wagner había declarado un patrimonio de $1344 millones ante la AFIP a fines de 2017, aunque esas declaraciones suelen realizarse con valores fiscales, muy por debajo de la cotización de mercado. El extitular de la Cámara de la Construcción informó 13 bienes en el país por un total de $162 millones, nueve bienes en el exterior por $39 millones y bienes exentos de impuestos por $1143 millones. La cuenta suiza embargada ahora por Bonadio no estaba entre los activos declarados. No es el primer revés judicial que impacta sobre el patrimonio de Wagner. La justicia uruguaya embargó en septiembre un terreno de 7000 metros cuadrados en la Playa Brava de Punta del Este que estaba a nombre de una sociedad uruguaya cuyo principal accionista era Decavial, una firma del empresario, informaron fuentes judiciales. Wagner fue uno de los empresarios más beneficiados por el kirchnerismo. Acumuló contratos por más de $ 6900 millones durante la última década. Su constructora Esuco se posicionó en el séptimo puesto del ranking de contratistas del Estado, de acuerdo con datos del exministro de Planificación Julio De Vido. Mientras su fortuna crecía por los contratos públicos, el empresario amplió su patrimonio en el exterior. Wagner, por ejemplo, realizó una inversión millonaria en un centro turístico italiano a través una sociedad offshore, en los Panama Papers. En esa gestión, Wagner había sellado un "acuerdo de inversión" por tres millones de euros entre la filial de Esuco en Uruguay y la firma offshore Future Lands Investment Ltd (Islas Vírgenes). A través de ese convenio, la filial uruguaya de Esuco le compró a Future Lands Investment Ltd. el 37,5% de Insubria Viva SPA en marzo de 2007, un complejo situado en el pueblo italiano de Maccagno con Pino e Veddasca, en la región de Lombardía. La participación accionaria incluyó "propiedades, activos fijos, contratos, derechos de propiedad y el fondo de caja" del lugar, según consta en la filtración. Wagner, ya procesado por el juez Bonadio, aguarda en libertad -sellada en su acuerdo de confesión- la decisión de la Cámara Federal que deberá decidir si ratifica su procesamiento como miembro de la asociación ilícita que lideraban Néstor y Cristina Kirchner .Fuente: La Nación