Política
Domingo 29 de Octubre de 2017

Sálvese quien pueda

El triunfo de Sergio Uñac en las elecciones del domingo lo posicionó como el referente renovador del peronismo. ¿Es su gran oportunidad o una mochila de plomo?

Tan solo habían pasado unos pocos minutos después de las 9 de la noche cuando el domingo pasado empezaba a sonar el nombre de Sergio Uñac en todas las emisiones nacionales en vivo que transmitían los comicios legislativos. Sin excepción. El resultado electoral lo dejaba muy bien parado teniendo en cuenta la ola amarilla que se avizoraba y de esa forma San Juan emergía como la mosca en la leche en el concierto de provincias cuyos Gobernadores se debían conformar con cuántos votos más o menos le generaban su propio beneficio. No está claro aún si ese resultado mayoritario en favor de Cambiemos fue por darle apoyo al actual Gobierno de Macri o fue un voto para rematar toda posibilidad del viejo peronismo.

La figura del hombre joven, dialoguista, cero confrontativo; a pesar de haber dejado bien claro sus diferencias con la Nación, lo posicionaron a Uñac por sobre Juan Luis Manzur en Tucumán y Gildo Insfrán en Formosa, quienes también obtuvieron más de 20 puntos de deferencia por sobre sus segundos, pero no representan un "nuevo peronismo". Elegir a alguno de estos dos para conducir al baqueteado justicialismo los estaría llevando a insistir a cometer los mismos errores. Claro está que a la luz de los resultados y las divisiones en las que se reparte el partido fundado por Perón, los obliga a por lo menos actuar con sentido común.

Hoy al sanjuanino todos le palmean la espalda, lo mencionan como el posible gran salvador del partido o al menos el que puede conciliar las partes para llevar los objetivos de la doctrina social justicialista nuevamente al Gobierno; aunque es necesario reflexionar también si este es un momento oportuno para el gobernador cuyano quien todavía no tiene dos años de Gobierno en su propia provincia. Las mieles del triunfo es aquí donde pueden enceguecer de poder a cualquiera. Uñac sabe que eso hoy es un arma de doble filo y la decisión que tome es la que define su futuro político. Un error ahora sería letal a sus aspiraciones de consolidación como líder en San Juan, corre el riesgo de que le suceda lo mismo que a Urtubey que se autoproclamaba a la presidencia del país, o al menos nunca renegó de ello, y los propios salteños lo pusieron en su lugar.

Los tiempos y la situación de privilegio de Sergio Uñac no son los mimas de quienes no tienen nada por perder. Los peronistas, perdidos por perdidos, piden que alguien los salve o los saque de este dilatado momento en donde el barco a la deriva los está llevando a resultados electorales no deseados. Claro está que si Uñac no responde a sus expectativas y lo estrellan políticamente, pasará a integrar la lista de los sepultados a los que ni flores le acercará ninguno de ellos.

"Las mieles del triunfo es aquí donde pueden enceguecer de poder a cualquiera. Uñac sabe que eso hoy es un arma de doble filo"

La cautela y la inteligencia es el valor más preciado que deberá tener Uñac más que nunca. Nuestra provincia aparece como un baluarte a mostrar como ejemplo de gestión, de administración y funcionamiento del Estado aún con los errores y problemas arrastrados que develan a quien quiera aniquilarlos. La Justicia aquí sigue siendo una materia pendiente. Así como Poder Ejecutivo se puso a consideración de las urnas, el Poder Judicial no resiste el más mínimo control de calidad. Su método de trabajo es arcaico, ineficiente y corporativo que solo responde a intereses que no han demostrado en su conjunto, sean en favor del bien común. Solo hechos aislados surgen como excepciones ante una bola amorfa donde se dan el lujo inclusive de no dar ningún tipo de explicaciones.

Hay que avisarle a la Corte de Justicia que el Poder Judicial es uno de los tres poderes del Estado. No son una monarquía aislada (ni siquiera hoy las monarquías en el mundo se manejan de manera autónoma sin estar estrechamente relacionadas a los Gobiernos de los países que integran). Pero ya será materia de análisis más exhaustivo en éstas columnas el funcionamiento de la Justicia y su gran deuda con los sanjuaninos.

La próxima reunión de Gobernadores con Macri permitirá conocer qué grado de ansiedad o presión le impriman sus pares. En él está la respuesta. Su momento llegó y es momento de tomar decisiones que esperaban este respaldo electoral. Decisiones que no solo tienen que ver con el PJ Nacional, fundamentalmente son decisiones que deben marcar la cancha aquí. El acierto, la firmeza y la valentía en ejecutarlas marcarán ahí al verdadero líder.-

Comentarios