Política
Domingo 29 de Octubre de 2017

En el PJ ven muy lejana la posibilidad de volver en 2019

El gobierno consiguió hace una semana la legitimidad que los empresarios pedían para poder hacer inversiones.

Ahora, se podrán encarar reformas más audaces.

Es una gran oportunidad para hacer los cambios; "el blanqueo laboral, la reforma del mercado de capitales y las modificaciones impositivas".

Hay una convocatoria amplia: gobernadores, legisladores, intendentes, miembros del poder judicial y dirigentes sindicales.

Del otro lado, quedaba Cristina Kirchner y sus más de tres millones de votos de la provincia de Buenos Aires. Piensa enfrentarse a Miguel Pichetto en el Senado. La persona de confianza en el futuro para la ex presidenta, será Axel Kicillof. No confía en nadie más. Este envió dos economistas que trabajaron en su época en el Ministerio de Economía. Fueron a la consultora de Roberto Lavagna. La pregunta clave en un momento complicado para Cristina, fue la siguiente: ¿Qué posibilidades existen que salte todo por el aire y aparezca un 2001?

La respuesta que tuvieron fue drástica. Textualmente les dijeron "este plan puede seguir tres años o algo más sin problemas". "Se van a seguir endeudando, tienen margen para hacerlo y los mercados internacionales están de su lado". "Hay tasas bajas y sobra liquidez en el mundo". Se crecerá al 3 o 4 % anual. El tercer trimestre tiene una suba del 4,5 %. "Seguirán con el gradualismo porque están haciendo política". "Acá no habrá shock". "No hay escenario de crisis, salvo que ocurra una catástrofe en el mundo". "Tienen financiamiento y hay un envión favorable".

No era lo que esperaban escuchar. En realidad cuando asumió Macri, pensaron que era un gobierno que no duraría un año. Las pocas declaraciones a los íntimos por parte de Julio De Vido son claras: "Todo esto pasa por la soberbia y arrogancia en 2015, si hubieran dejado que Daniel Scioli pusiera su gente y no lo condicionaran tanto como lo hicieron, no estaríamos en esta situación".

El imperio de poder levantado por Néstor, colapsó. Nadie pudo administrar la herencia.

Los fanáticos se llevaron puesto al peronismo.

En el PJ hay desconcierto porque ven muy lejana la posibilidad de volver en 2019.

En economía, ¿hay soluciones mágicas?

La respuesta es no. Algunos en el gobierno apuntan a algo equivalente al Pacto de la Moncloa que permitió el despegue de España. ¿Es posible lograr acuerdos trascendentes en la Argentina? La respuesta es no. Hay todavía demasiado resentimiento.

Además: ¿Quién se hará cargo de un faltante anual de 35.000.- millones de dólares?

Debe subir las tarifas, conociendo que habrá daño social.

La inflación entonces no bajaría como pretende el Banco Central.

Todos dicen al mismo tiempo: "hay que bajar el gasto público. Pero, por donde se empieza. Salarios, jubilaciones o subsidios personales.

¿Puede llegar la inversión con estos problemas?

Con esta carga impositiva es misión imposible.

El país necesita un shock masivo de inversiones.

Algunos sueñan con un Plan Marshall como lo señalo Ricardo Esteves. Se necesitaría un flujo anual adicional de préstamos de 100.- mil millones de dólares. ¿Es posible conseguirlos? También hay que reemplazar la emisión y al mismo tiempo sembrar la Republica de obras de infraestructura.

Mientras tanto, los que votaron al gobierno van a pretender un boom de consumo. ¿Distribuir o desarrollar el país con obras?

¿Hacia dónde se dirigirá Macri?

O se avanza o nos espera el atraso y el estancamiento.

Nadie quiere perder nada. El sacrificio siempre lo tendrá que hacer otro.

Así nos fue.

Hasta ahora la luna de miel está en su plenitud. Observan como Julio De Vido salía esposado de Comodoro Py y provoco el éxtasis de mucha gente. A los políticos, una advertencia. Cuidado, esto marca un antes y un después.

En los próximos años le puede tocar a cualquiera.

Comentarios