"
San Juan 8 > Policiales

Una trabajadora social denunció un escalofriante abuso: violaba a su hija legítima desde los 4 años

El hecho se conoció por el trabajo del gabinete interdisciplinario de una escuela de Barreal. El acusado recibió una condena de 11 años de prisión efectiva.

Una trabajadora social, que cumple funciones en una escuela de Barreal, denunció un caso aberrante. La mujer descubrió que una adolescente era violada sistemáticamente desde que tenía 4 años por su padre biológico.

La denuncia se realizó en ANIVI por parte de la profesional, quien pertenece al Gabinete Interdisciplinario del Colegio Secundario Barreal, en Calingasta. Conforme surge del legajo de investigación fiscal, se ha podido determinar que la menor de 15 años de edad, fue abusada sexualmente por su padre biológico desde los 4 años de edad hasta los 14 años, aproximadamente.

Te puede interesar...

Las conclusiones fueron las siguientes: Que dichos abusos se realizaban en la casa donde la menor residía con su familia y el condenado en la localidad de Barreal. Que los abusos sucedieron en reiteradas oportunidades. Todo aquello en oportunidad que su madre y sus hermanos no se encontraban en el domicilio.

Que el acusado le pedía a su hija que no dijera nada que solo era un juego y a pesar de negarse la menor víctima insistía que siguieran jugando.

Que la menor en un primer momento pudo contar sobre los abusos perpetrados por su padre biológico a su amiga de 16 años y luego a la docente. Que tras escuchar la docente sobre lo que le manifestó la menor, decidió ponerlo en conocimiento del director de la institución a la que asiste la niña, por lo que se activó el protocolo que tiene el Colegio ante éstas situaciones.

En dicho protocolo intervino la Trabajadora Social, siendo ésta última persona quien se hace presente ante la sede ANIVI a radicar la correspondiente denuncia Penal contra el acusado, el 26 de Agosto del año 2022.

En el marco de audiencia de Control de Acusación, se procedió a llegar a un acuerdo de JUICIO ABREVIADO con la defensa técnica y el imputado, siendo homologado por el Tribunal, declarando la culpabilidad y condenando al sujeto, a sufrir la pena de 11 años de prisión efectiva en el Servicio Penitenciario, por resultar ser autor penalmente responsable del delito del abuso sexual con acceso carnal reiterado y agravado contra su hija.