Policiales
Domingo 10 de Junio de 2018

Un joven murió de un paro cardíaco tras resistirse a un robo

Ocurrió en Rosario, Santa Fe. Llegaba de la casa de un amigo cuando fue abordado por dos ladrones. Intentó correr para zafar del ataque pero la salud le jugó en contra.

"Cuando me devolvieron sus pertenencias había un juego de llaves, un celular, el DNI y una billetera con no más de 70 pesos. Por eso me lo mataron". El dolor y la conmoción de Martín al describir las circunstancias en la que murió su hermano, Facundo Miguel Castillo, toma mayor dimensión si se la coteja con la recurrente indignación que exhiben vecinos de muchos barrios de Rosario que padecen hechos de inseguridad. Es que la víctima fue abordada en la puerta de su casa de Alvear al 5500 donde dos muchachos en moto intentaron asaltarlo, se asustó y alcanzó a correr unos metros, pero sufrió una descompensación y murió más tarde en un hospital a causa de un paro cardiorespiratorio.


El hecho sacudió la vecindad de Alvear entre Hilarión de la Quintana y Sánchez de Bustamante, a no más de 150 metros de la comisaría 21ª (Arijón al 2300), corazón del barrio Las Delicias. Y ese sacudón se percibía en los rostros de familiares y amigos que ayer se acercaron hasta la casa de Facundo, que el lunes hubiese cumplido 28 años, pero a quien la muerte lo alcanzó de un modo dramático.


En la puerta


Según pudo reconstruir este diario de las versiones del hermano de la víctima y algunos allegados, todo se desencadenó el sábado a las 4.30 cuando el joven regresaba de jugar a la PlayStation en la casa de un amigo. "Lo trajeron en auto hasta la esquina, se bajó y cuando llegaba caminando, en la puerta de casa lo encararon dos en una moto. Simularon sacar algo, como un arma, pero parece que no tenían nada, se asustó y salió corriendo", describió Martín, hermano de la víctima.


El joven asustado pretendía llegar hasta la comisaría 21ª, pero se trastabilló y cayó al menos dos veces. Primero frente a una vivienda antes de llegar a Sánchez de Bustamante, y luego cerca de la seccional. "Tenía problemas de obesidad, es mentira que sufría epilepsia", aclaró Martín.


Lo cierto es que con los arrebatadores en fuga, entre el auto que lo había acercado y el amigo que corría de atrás, lo llevaron hasta su casa. "Yo estaba durmiendo, me levanté y lo acostamos en un sillón. Me pidió un vaso de agua, estaba agitado, pero alcanzó a decir: «Me quisieron robar». Después se descompensó, lo cargamos en una chata y lo llevamos al hospital. Al rato me dijeron que había fallecido por un paro cardiorespiratorio", rememoró el hombre rodeado de familiares.


Una referencia de Martín puso en perspectiva la dimensión del caso. "Cuando la policía me devolvió las pertenencias había un juego de llaves, un celular, el DNI y una billetera con no más de 70 pesos. Por eso me mataron a mi hermano". Una mujer que le acariciaba la espalda y le arrimaba un pañuelo también se mostró angustiada. "Así esta todo en el barrio. Andan armados, te arrebatan, te roban. No hay policías, parecen que los cuidan a ellos" (por los ladrones).


Casi sobre el medio de calle Alvear, apoyados en los autos y en ronda, los rostros del nutrido grupo de amigos de Facundo lo decía todo.


A dos días de los 28


"Era buen pibe. Si venía de jugar a la play", refirió uno de los muchachos. Y enseguida lamentaron: "El lunes era su cumpleaños". Recordaron que la madre estaba de viaje en Corrientes. "Está volviendo, ya lo sabe. No se cómo va hacer esa mujer", se preocupó una amiga de la familia.


La fiscal de Homicidios Dolosos Marisol Fabbro requirió las primeras medidas del hecho. En ese sentido el informe médico preliminar indicó que la víctima no tenía lesiones externas, y que el fallecimiento de desencadenó por "paro cardiorespiratorio debido a problemas de salud preexistentes". Otra versión indicó que le habían arrojado piedras que le impactaron en la cabeza. De hecho, un parte preventivo indicó que sufrió "traumatismo de cráneo", aunque no se confirmó si por la caída o el piedrazo.


No obstante, se solicitó la historia clínica y se envió el cuerpo al Instituto Médico Legal para la correspondiente autopsia. Ante rumores de una supuesta pelea previa de la víctima con otras personas, se ordenó acopiar declaraciones para corroborar esa hipótesis. Por el momento el hecho será investigado por la Unidad de Homicidios Culposos.


(Fuente: La Capital)

Comentarios