Femicidio de Brenda
Lunes 05 de Agosto de 2019

Ubicaron al marido de Brenda en la escena del crimen y hay pruebas de su maniobra aberrante

En la mañana de este lunes el juez Guillermo Adárvez recibió en su despacho a Diego Álvarez para comunicarle su imputación: homicidio doblemente agravado por el vínculo y por femicidio.

/// Por María Eugenia Vega

Las investigaciones por el caso Brenda Requena Montaña, cuyo aberrante femicidio fue perpetrado el 11 de julio pasado, van llegando a su fin. Poco a poco, aparecen los resultados de las pericias de un hecho macabro y para la Justicia hay un responsable: Diego Álvarez, el marido de la joven de 24 años que fue hallada reducida a cenizas.




Las pericias fueron contundentes. Los restos óseos hallados pertenecían a la chica; y, según revelaron los investigadores a sanjuan8.com, en ese lugar -donde apareció el cuerpo- se produjo el peor desenlace. Es decir que esa fue la escena del crimen. Con esta confirmación que era casi evidencia para los pesquisas cuando hallaron los restos, termina de cerrar el círculo de suposiciones al respecto.





Entonces, para la Policía sucedió lo siguiente: Diego llegó al lugar y advirtió que su esposa estaba con otro hombre, José Guajardo. Luego de una discusión, tuvo una violenta pelea con la chica ante los ojos de Guajardo, quien decidió abandonar el lugar. Posteriormente, la asfixió con sus manos (la estranguló) y la quemó con membranas y cubiertas.





La temperatura de las cubiertas sumado a la membrana con la que envolvió el cuerpo, provocó que sus restos quedaran reducidos a cenizas casi en su totalidad. Lo que encontraron los agentes criminales fueron restos de su pie, con los cuales se produjo el examen de ADN que arrojó un porcentaje de 99,999% de compatibilidad.


Según revelaron las fuentes, la última acción que realizó Álvarez con el cuerpo de Brenda fue colocarle tierra en los pocos bultos que quedaron de sus restos y los arrojó a la orilla del lecho del río en el Villicum.


Leé: Así llegaba el marido de Brenda a Tribunales


¿Fue un hecho premeditado? Es difícil para la Justicia adjudicarle esa calificación a la causa y sumársela al doble agravante del homicidio por su condición de mujer (femicidio) y por el vínculo. Lo que ocurre es que los pesquisas de la División Homicidios hallaron membrana en la casa del sujeto en el primer allanamiento por lo que imaginan que perpetró el asesinato, abandonó el cuerpo en el lugar, ocultándolo en tierra con arbustos, se fue a su casa a buscar los elementos que necesitaba, para luego volver a quemarlo.





Esto lo habría hecho antes de denunciar su desaparición. Álvarez le dijo a Canal 8, cuando llegó al lugar del rastrillaje de la zona, que la hermana de Guajardo se había comunicado con él para decirle que estaba en Rawson y que se iba a tomar unos días. La verdadera razón por la que el presunto asesino volvió a se lugar, queda bajo estricta interpretación del juez que leerá la evidencia.



Lo cierto es que, cuando llegó a la escena del crimen ese día para supuestamente dialogar con la Policía y confiarles que Brenda estaba con su amante, se llevó una sorpresa. Es que ahí estaba la prensa y tuvo que salir a dar su testimonio, mostrándose como un marido engañado ante la opinión pública; hecho que pudo haber corrido a su favor, aunque ahora Adárvez quiere tomar ese testimonio como parte de la prueba.


Leé: Especialista analizó los gestos del marido de Brenda



Sin embargo, su coartada no encajó en las investigaciones. La geolocalización de la Policía lo ubicó en la escena del crimen al momento de la desaparición de la joven, más los elementos que hallaron en su poder lo señalaron como el único sospechoso, por ahora, del femicidio de su esposa. Sobre todo lo que hizo y sobre las acusaciones que tejieron en su contra, Álvarez hoy no dijo nada.



Leé: Lo que le dijo Álvarez a Canal 8


Comentarios