Policiales
Viernes 07 de Septiembre de 2018

"Tengo un secreto con el abuelo": fue abusada de niña y está a punto de lograr justicia

El caso fue elevado a juicio oral. Ocurrió en el barrio porteño de Mataderos. La historia.

Tenía sólo siete años cuando fue víctima de un hecho que la marcaría para siempre: fue abusada por su propio abuelo una tarde de 2015 mientras miraban una película en casa, hasta que un un tío joven apareció en la habitación y le puso fin a un momento devastador que parecía interminable.


Este es el comienzo del drama de una niña del barrio porteño de Mataderos que, a diferencia de lo que sucede usualmente y a pesar de su corta edad, tuvo el valor de contar el horror que padeció casi inmediatamente después de que ocurrió. Por lo menos así lo sostiene Deborah Huczek, abogada de la madre de la menor, quien le relató a Infobae algunos detalles del calvario que tuvo que sufrir la víctima. "La nena fue abusada por su abuelo materno cuando ambos estaban acostados en la cama: él le tocó las partes íntimas por debajo de la ropa, situación que se vio interrumpida cuando se acercó el tío e hijo del imputado, un chico que tenía 14 años al momento del hecho", contó la representante legal.


La pequeña, asustada, pidió dormir con el adolescente esa noche y dijo que no quería estar cerca de su abuelo. En ese momento no entendían la reacción. Pasó poco más de una semana hasta que la angustia hizo que la menor se quebrara y contara lo que había pasado. "Tengo un secreto con el abuelo", fue lo primero que le dijo a su mamá. Al verle la cara de preocupación, la mujer indagó un poco más y se enteró del abuso. Sin dudarlo, hizo inmediatamente la denuncia contra su propio padre y cortó todo tipo de vínculo para resguardar a la niña. "Lo bueno en este caso es que a pesar de ser tan pequeña, tuvo las herramientas suficientes para decirle a su madre lo que le había pasado. Casi siempre pasan años hasta que la víctima lo puede contar", remarcó Huczek.


A partir de allí comenzó una lucha a lo largo de tres años para lograr justicia. Y los resultados se empiezan a ver. En los últimos días, el juez Federico Salva, del Tribunal Oral Criminal N° 28 de la Capital Federal, envió a juicio oral al abuelo de la menor, un hombre de 60 años, que por el momento no pasó un solo día en prisión. El magistrado tomó esta decisión después de negarle al acusado un pedido de probation que la defensa había solicitado con el objetivo de que su cliente no quedara con antecedentes penales ni judiciales.


El pedido para que se le negara el beneficio fue elevado por la propia Huczek, en coincidencia también con la fiscal del caso, Jaquelina Aguirre, y la Defensora de Menores e Incapaces, Valeria Rosman. "Logramos que el caso sea tratado en juicio oral. Y en representación de la niña, buscaremos se le imponga un fuerte castigo al abuelo", señaló la letrada este medio.


Las razones esgrimidas por la representante para pedir que no le dieran la probation, fueron que el artículo 76 bis del Código Penal tiene requisitos que en este caso no se cumplen. Entre ellos, que no se trata de un delito de acción pública, sino de instancia privada, como todos los delitos de abuso sexual.


Además, la pena máxima para acceder al beneficio debe ser de 3 años. Mientras que en este caso la pena iría desde los 3 hasta los 10 años de prisión. "No corresponde aplicar la tesis amplia, en virtud de que fue la Corte en el fallo Acosta quien determinó que no hay que analizar la pena en abstracto sino la que podría caberle al caso concreto. Y estamos seguros de que al realizarse el juicio oral, podría imponérsele al imputado una pena de cumplimiento efectivo", dijo la jurista.


Para llegar a este punto, en el que el abusador va a ir a juicio oral y está a punto de que se haga justicia, la mamá tuvo que pelear judicialmente contra las estrategias de su padre. Durante el proceso, el hombre intentó manipular a su hijo (el tío de la pequeña) y lo consiguió. En un comienzo el adolescente dijo a la justicia que no había visto nada, pero después de que lo separan de su padre, finalmente confesó lo que había ocurrido. Sin embargo, el imputado tuvo la suerte hasta ahora de estar libre. Según explicó la la abogada "no estuvo preso porque el delito tiene una escala menor y eso le permite estar en libertad".


El hombre deberá enfrentar la acusación de abuso sexual agravado por la condición de abuelo y por haber sido en perjuicio de una menor de 13 años y agravado la cuestión de género. Si bien el caso avanza, la vida de la menor -hoy de 11 años- nunca volvió a ser la misma. Su relación con los hombres de su familia se vio afectada y no puede estar sola en un lugar con ellos. "Le cambió la visión de lo hombres. Perdió un abuelo. Hoy todo le parece asqueroso", contó la abogada.


El artículo 76 bis exige, además, resaltar las circunstancias del caso, para determinar si el beneficio de la probation puede concederse o no. "Son esas circunstancias las que fueron relatadas por la niña en cámara Gesel, las que impiden beneficiar al imputado con la impunidad", sostuvo.


"Fueron actos de abuso sexual cometidos por su abuelo, en abuso de su superioridad, de la confianza depositada en él por su propia hija y madre de la niña. El aprovechamiento del rol de abuelo que utilizó para cosificar, estigmatizar a la niña, tomándola como un objeto para descargar su furia sexual, son las que hacen inadmisibles conceder tal beneficio a favor del imputado. En virtud de ello, no hay dudas de que estamos hablando de un caso de violencia de género que requiere especial protección, en cumplimiento de la Convención de Belem do Pará y de nuestra ley 26485″, añadió.


En ese sentido, Huczek dijo que es la instancia del debate oral donde deberán ventilarse los hechos, la culpabilidad del imputado y la pena que corresponde aplicar".


En cuanto al abuelo, hoy no hay vínculo con su familia. En el marco de la investigación, se descubrieron detalles sobre su personalidad que son escabrosos. Entre ellos se supo que les daba alcohol a sus hijos desde que eran niños y que los indujo a que tuvieran relaciones sexuales desde temprana edad. "Tenía pornografía infantil en su computadora. Es un psicópata que muestra una personalidad para el afuera y tiene otra en la intimidad", describió la letrada, quien destacó que el caso debe servir para que las miles de nenas que son abusadas tengan el valor de contarlo cuanto antes.

"Lo importante es que estos casos se den a conocer porque muchas veces pasa. Al dar a conocer este tipo de casos, se concientiza a las menores Hay que hablarlo", dijo.

Fuente: Infobae

Comentarios