Policiales
Domingo 29 de Octubre de 2017

Silvana, mamá de Rocío Villalón: "El crimen de mi hija fue a traición, ella conocía a sus asesinos"

Habiéndose cumplido 4 años del asesinato de Rocío Villalón, una adolescente de 16 años que fue encontrada violada y masacrada en Pocito, su madre Silvana reitera el pedido de justicia, con memoria. En una entrevista a fondo revela datos sobre una amiga de Rocío que hoy visita al asesino de su hija en la cárcel y a la que ella señala como sospechosa.

Por María Eugenia Vega

Dolor, culpa, resentimiento, bronca, impotencia y sensación de que aún falta mucho por investigar. Esos son los sentimientos de Silvana, la madre de Rocío Villalón, esos que no descansan porque su corazón está roto. Su mente le juega malas pasadas una y otra vez, desde que se enteró que su hija fue masacrada y hallada a la vera de la calle 8 en Pocito, la madrugada del 28 de septiembre de 2013. Por más que se lo diga la psicóloga, el cura de la iglesia o quien sea; que ella no podía estar en ese fatídico momento junto a su hija, Silvana siente culpa por no haber podido evitar el tremendo desenlace. Por no haberla defendido de "ese monstruo", como le llama Fernando Fabián Flores, el único condenado a prisión perpetua por el aberrante crimen.


Las dudas sobre un tercer asesino en la escena, por el encubrimiento de la madre de Flores, por el silencio de los dos detenidos que fueron liberados (Ana Sariñano y Luis Aguirre), todavía no la dejan cerrar el capítulo más atormentador de su vida.


Silvana cree que la verdad sobre lo que ocurrió esa noche fue otra. Que Flores y los testigos que declararon en el juicio, mintieron. Que la saña y la alevosía que hubo en la escena tienen una razón, oculta.


Desde el momento que ocurrió el hecho, la recompensa por la recolección de datos verídicos sobre lo que pudo suceder esa noche es de $100.000. Sin embargo, la familia solicita que se actualice el monto para poder descubrir de quién es el ADN femenino encontrado en las uñas de Rocío, que aún no tiene rostro: la asesina que, según esta madre, está impune.

-Han pasado cuatro años de la muerte de Rocío ¿Cómo está viviendo este proceso?

-Es muy difícil. Ella no se va a ir nunca. Rocío está presente, siempre; en cada movimiento, en cada pensamiento.

-Usted ha tomado el rol de investigadora en este tiempo...

-Sí, porque nadie lo hace. Porque en la calle tenemos personas sueltas que son asesinos, tan psicópatas como él (por Fernando Flores).

-¿Por qué dice "otras" personas?

-Porque no me hizo falta ser una persona idónea. Con sólo ver el cuerpo de mi hija lo supe, me bastó para saber que él sólo, no lo había hecho. Hay por lo menos dos personas más sueltas en la calle. No sé qué están esperando. ¿Que vuelva a haber otra muerte? Mi hija no era mala, era un ser especial, de luz. Al mal lo conoció esta noche.

-En todo este tiempo se debe haber imaginado más de una vez lo que pudo haber pasado esa noche ¿Es así?

-Millones de veces, millones de cosas. Todos los días.

-¿Qué cree que fue lo que pasó?

-Para mí Fernando Fabián Flores ya lo tenía planeado. La pericia psicológica indicó que era un psicópata perverso. Para mí eligió a su víctima; él ya había nacido para eso.

-Pero no lo hizo solo...

-No. Tenía que tener a alguien más. Después de vivir todo esto, nosotros no entendemos cómo puede haber personas que encubran, laven, tapen, borren y que tienen la sangre de mi hija en las manos. Por ejemplo la madre de Flores. No me cabe en la cabeza lo que hizo. Me la he imaginado diez mil veces a ella limpiándolo a él de la sangre de mi hija.

-¿Usted está segura de que eso sucedió?

-Segura. Estoy segura.

-¿Tiene algo para decirle a la madre de Flores?

-Sí. Que está muy equivocada en su forma de ver las cosas y de defender a su hijo. En este caso fui yo la juzgada de mala madre, pero para mí la mala madre es ella que crió a un asesino. Encima lo tapó. ¡Qué espera ella para su hijo? ¿Le gusta verlo donde está o le gustaría verlo peor? Él ya está condenado.

-Las pericias marcaron que había un ADN femenino en la escena, pero usted me habla de una persona más...

-Sí.

-Entiendo que usted cree que es un hombre

-Sí. Alguien la llevó a esa mujer a donde estaba Rocío y Fernando.

-Imagino que después del juicio, usted ha seguido de cerca los pasos de Flores en la cárcel. ¿Supo quien lo visitaba?

-Sí. Han pasado como tres mujeres por ahí que deben ser la misma calaña que él. Porque para ir a prestarse con un asesino...

-¿Conoce a alguna de esas tres mujeres?

-Sí.

-¿Del entorno de Rocío?

-Sí.

-Fue amiga de su hija...

-Sí. Supuestamente.

O sea que usted puede aducir que además hubo una traición...

-Sí. Totalmente, fue a traición. Todo lo que le hicieron a mi hija fue a traición. Por eso yo creo que ella conocía a sus asesinos. A todos los que estuvieron esa noche ahí.

Embed


¿En todos estos años alguien se acercó para darle un dato nuevo sobre esa noche?

-Sí. Me dijeron que ella peleó con alguien esa noche, antes. Con una mujer. También hubo otra versión que indica que ellos no salieron directamente por calle 5, sino que se dirigieron a Mendoza y 5; y que estuvieron ahí al lado de un kiosco. Ahí es donde se produce la pelea, pero supuestamente nadie vio nada. Siempre sostuve que no fue donde la encontraron a ella.

O sea que no cree en la versión de Flores, del encuentro amoroso que terminó en pelea...

No, siempre mintió. Él siempre mintió en todo lo que dijo. Y las personas que fueron a declarar también mintieron.

-¿Sueña con su hija?

-No muy seguido. La última vez que la soñé ella me dijo que estaba bien. Que yo no me preocupara. Que me quedara tranquila. La vi con esa luz que ella tenía. Una luz muy particular. Me sonreía todo el tiempo. Eso me llenó. Porque fue lo primero que le pedí a Dios cuando me enteré que ella ya no estaba... (se quiebra) Solamente le tomé las manos y me lo mostró. No le pedí nada para mí.

-¿Cómo la recuerda hoy?

-Trato de recordar los momentos bonitos cuando ella era chiquita. Pero todavía me superan las imágenes. Solamente imaginarme la desesperación de ella estando sola con toda esa gente me hace ir más allá. Le pido a Dios que me ayude a borrar eso, pero todavía no lo logro.

-¿Pensó en ir a hablar con Flores al penal?

-Sí. Para decirle que piense que después de esto hay algo que a él no le va a gustar vivir. Me parece que a su madre tampoco le gustaría verlo arder en el infierno. Esa familia se puede burlar y decir que mi hija ya está podrida, como lo dicen. Pero peor es podrirse en vida y esa gente está podrida.


Embed

A pesar de todo, Silvana lleva en sus ojos un brillo de esperanza. Cree que algún día, su niña va a descansar en paz. Reconoce que todo se hizo mal, que no está conforme con la Justicia y que la investigación debe continuar. Pero esa luz que lleva en sus ojos, es la misma que la ilumina en este camino de tantas adversidades e interrogantes. ¿Quién mató a Rocío Villalón? ¿Por qué Flores no habla de la mujer que lo ayudó? ¿Fue una amiga, la asesina? Silvana no bajar los brazos.


-¿Usted cree que al final del camino habrá justicia?

-Sí. Yo estoy convencida de eso. Va a ser largo el camino, porque la justicia que tenemos acá es lenta y no es justa. Él va a estar 35 años ahí y a mí no me causa nada. No tengo ningún sentimiento para ellos, lo único que tengo es dolor. No me importa que se burlen, estoy convencida de lo que le inculqué a mi hija. Rocío era un ser humano y valía.


silvana villalon 2.jpg


Comentarios