Policiales
Lunes 20 de Agosto de 2018

Se hizo una "lipo" y murió: acusaron al cirujano de homicidio culposo

Una jovencita de 32 años, madre de tres hijos, perdió la vida luego de haberse realizado una cirugía estética. Intentó recuperar su figura y falleció.

Romina Candia Flores tenía 32 años y era madre de tres hijos. No tenía problemas de salud, pero sí un deseo: después de los tres embarazos quería recuperar la figura de antes de ser madre. Durante un año ahorró poco más de 50 mil pesos para pagarse una liposucción que se realizó en el Clínica Matienzo, del barrio porteño de Belgrano, un lugar que luego se supo no estaba habilitado para ese tipo de cirugías. Algo en el medio de la intervención salió mal y la mujer murió un mes más tarde. La familia, desesperada, realizó la denuncia y la semana pasada imputaron al cirujano por homicidio culposo.




El hecho comenzó el 14 de noviembre pasado, cuando Romina se realizó la operación. Aunque ya desde meses antes la mujer hacía una dieta en la que había logrado bajar ocho kilos y también se había realizado los estudios prequirúrgicos, con resultados positivos. Su objetivo no era otro que el de mejorar su estética,por eso estaba en contacto con el doctor Armando Donati, un cirujano que la había convencido de que la liposucción era la mejor opción para lograr un tratamiento efectivo.


Luego ahorrar la plata, Candia Flores fue hasta la Clínica Matienzo junto a su padre. Les dijeron que la operación no duraría más de dos horas.


Pero algo salió mal y la mujer entró en shock hemorrágico. A las ocho horas de haber ingresado al quirófano Romina volvió a la sala, pero no era la misma: estaba hinchada, tenía los ojos morados y seguía inconsciente. Los familiares dicen que durante todo ese tiempo el doctor Donati los tranquilizaba argumentando que los síntomas que presentaba "eran totalmente normales", que "no debían preocuparse", que "no había qué alarmarse", y que "quedaría internada hasta el día siguiente".


En las horas siguientes Candia Flores no presentó ninguna mejoría, sino que siguió descompensada. Lejos de ser trasladad a un lugar de alta complejidad, permaneció en una habitación común, sin evaluación médica durante toda la noche.

Luego de las pericias se supo que el establecimiento no reunía las exigencias para realizar una intervención de esa naturaleza. Y además, que una cirugía de esa envergadura requiere como mínimo de dos cirujanos especialistas en quirófano y no de uno, como ocurrió.


"Nos mintieron. Le vendieron un sueño y una ilusión que tenía. Pero todo fue falso y a mi hermana la mataron", cuenta a ClarínYésica Candia Florez, todavía angustiada por el sufrimiento que debieron pasar. "Lo que hicieron con ella fue un homicidio", dice. El doctor que realizó la cirugía ahora fue imputado por homicidio culposo y será citado para una indagatoria junto al anestesiólogo y al director de la clínica.

Después de haber pasado toda la noche en el Matienzo y al ver que la mujer no tenía ninguna mejoría, los médicos decidieron trasladarla al hospital Güemes. Allí quedó alojada durante 32 días en los que Sandra luchó por su vida pero ni siquiera pudo volver a ver sus tres hijos, de 13, 10 y 7 años. Murió el 16 de diciembre del año pasado. Para el fiscal Ignacio Mahiques, titular de la fiscalía 11 de la Ciudad, que llevó adelante la investigación, se trata de un caso de mala praxis.

La hermana de la víctima cuenta que la demora en realizar la denuncia se debió a que los profesionales intentaron convencerlos de que la operación era riesgosa y también porque en el medio existió la feria judicial que atrasó los trámites: "En marzo hicimos la denuncia formal y la causa empezó a avanzar", cuenta Yésica y agrega: "Queremos que ninguna chica pase por esto, que la Clínica Matienzo sea investigada como corresponde y que el médico que atendió a Sandra se haga cargo de lo que le hizo".

El cirujano imputado dio su versión de los hechos. "No se trató de una liposucción como dice la familia, sino de una dermolipectomía. La cirugía duró que debía durar", explicó Donati. El especialista realiza tres cirugías diarias desde hace 10 años y dice que nunca le pasó algo así en su vida. "La mujer nunca se recuperó al 100% pero se fue de la clínica sin riesgo de vida", afirma Donati y carga contra el sanatorio Güemes, a donde fue derivada la víctima. "Algo pasó ahí, pero no sé qué, de todos modos, yo estoy a disposición de la Justicia, que aún no me notificó de nada".


(Fuente: Clarín).



Comentarios