Policiales
Miércoles 10 de Enero de 2018

Por el daño psicológico que le causó abrir el féretro de su esposo, una viuda demandará a su familia política

La mujer que debió exhumar el cadáver de su marido por orden judicial iniciará una demanda civil en pleno proceso de sucedió de bienes. Lo hará cuando se levante la "feria judicial".

/// Por María Eugenia Vega

Gabriela Cortez, la mujer del difunto Carlos Varela cuyo cuerpo fue exhumado por una orden judicial, comenzará la demanda civil contra su familia política por los daños psicológicos que le originó el proceso macabro al que fue sometida. Es que Cortez debió presenciar cómo las autoridades sacaron el cajón de la tumba de su esposo y luego lo abrieron, cuando ya habían pasado más de 24 días de su entierro. Lo hicieron porque el hermano del difunto pidió una investigación penal contra su cuñada porque tenía dudas de la muerte de Varela. La familia del difunto creía que ella lo había asesinado y resultó ser –de acuerdo a los que indicaron las pericias- que el hombre murió por causas naturales.


Luego de tres meses de haberse producido el episodio, Cortez se encuentra medicada por un psiquiatra y con contención psicológica. En pleno proceso de sucesión de bienes, porque su esposo tenía terrenos en San Rafael, Mendoza, la viuda de Varela iniciará acciones civiles por daños y perjuicios contra su familia política.

Historia de la exhumación, un calvario que aún no tiene fin

Carlos Varela murió a los 44 años, el pasado 1 de octubre y fue sepultado al día siguiente luego de haber sufrido un infarto, según lo revelaron las pericias. Sin embargo, ante su muerte la sospecha recayó sobre su viuda Gabriela Cortez. Una parte de los allegados aseguraban que no se trató de una muerte natural sino de un homicidio violento perpetrado por la mujer.


Luego de haber conseguido convencer al juez de que realice la exhumación del cadáver –que llevaban más de 24 días sepultado- sanjuan8.com pudo conocer detalles sobre la discordia que se generó entre ambas familias y que llevaron a sembrar tantas dudas sobre esa muerte.


Resulta que Varela era un terrateniente que poseía al menos cuatro propiedades en San Rafael, Mendoza. Es la tierra de su madre, donde vive su ex mujer junto a sus dos hijos. Ahora esta herencia debe repartir entre más personas. Carlos había reconocido legalmente a una hija de Gabriela y ambos tuvieron otra pequeña, juntos.


Entonces, lo que sólo quedaba para su familia de sangre y su primer matrimonio, ahora está en proceso de sucesión. Esta situación ha generado una gran discordia entre las partes y desde hace tiempo, el maltrato ha sido constante. En este marco, la viuda de Varela la está pasando muy mal. No sólo tiene el recuerdo vivo de aquel día en la Morgue Judicial cuando fue protagonista de una imagen macabra sino que permanece bajo asistencia psicológica y psiquiátrica.

Comentarios