San Juan 8 > Policiales > Diego Aragón González

Un peligroso ladrón que mató a un hombre en Buenos Aires estaba escondido en San Juan

Se trata de Diego Aragón González de 33 años, quien vivía en una casa ubicada en Alto de Sierra, Santa Lucía.

Diego Eduardo González (33) llegó a San Juan tiempo atrás y se fue a vivir a una casa ubicada en calle Roque Sáenz Peña en Santa Lucía. El hombre, quien resultó ser un peligroso delincuente, vino de Buenos Aires luego de haber participado de un robo seguido de muerte en la zona norte de Ituzaingó.

Durante la tarde del martes se montó un operativo policial a cargo de la sección de Homicidio y se logró detener al sujeto que tras innumerables investigaciones y vigilancia, lograron individualizar al peligroso delincuente que intentó rehacer su vida y hasta tenía un trabajo en la provincia.

Te puede interesar...

El caso

El 12 de Septiembre del año 2016, en la provincia de Buenos Aires, un comerciante fue asesinado de cuatro tiros frente a su mujer, que también fue baleada. En aquel momento los delincuentes lo interceptaron para robarle el auto cuando salió de la casa de su suegro en el partido bonaerense de Ituzaingó.

El hecho ocurrió en la noche, alrededor de las 22 hs, cuando la pareja estaba a bordo de un Volkswagen Vento, cuando regresaban a su casa luego de visitar al padre de la mujer. Al llegar a la esquina de Lomas de Zamora y Saldán, del Barrio Parque, en la zona norte de Ituzaingó, la familia fue ultimada por tres delincuentes que a bordo de una camioneta Peugeot Partner escapaban de la policía, luego de cometer un robo.

En medio de la persecución, la Partner chocó con una patrulla policial, los delincuentes bajaron de la camioneta e interceptaron al comerciante Diego Hernán Roda (35) y a su familia con intenciones de robarle el auto y continuar con la huida. Roda, dueño de una verdulería en Ituzaingó, intentó dar marcha atrás para huir de los delincuentes, pero fue atacado de cuatro balazos: en la cabeza, tórax, brazo derecho y hombro derecho. Su esposa María Virginia (29), en tanto, resultó baleada en la mano derecha, mientras que la bebé que iba con ellos no sufrió ninguna lesión. El comerciante, gravemente herido, alcanzó a seguir la marcha para proteger a su familia, aunque a 100 metros perdió el conocimiento.

Los vecinos que advirtieron lo sucedido, trasladaron al herido a una clínica cercana, aunque llegó muerto, mientras que los delincuentes se dieron a la fuga del lugar. Tras el hecho, los investigadores establecieron que los delincuentes que mataron al comerciante eran perseguidos por la policía desde la localidad de Caseros, donde habían robado la camioneta.

La persecución se extendió luego a Castelar e Ituzaingó y a ella se sumaron varias patrullas que lograron encerrar a la banda hasta que chocó contra uno de los móviles policiales. Tras matar a Roda, huyeron. La causa fue caratulada como Homicidio Criminis Causa, Homicidio Agravado en Grado De Tentativa y Resistencia a la Autoridad.