Policiales
Domingo 14 de Enero de 2018

Nahir desde su celda: "Me quieren ver llorar, pero no me van a doblegar"

La imputada por el homicidio calificado de Fernando Pastorizzo, habló con un medio periodístico. Admitió que dijo ser la autora para resguardar del linchamiento a sus padres.

La joven de 19 años lleva más de quince días detenidas luego de confesar el asesinato de su novio, Fernando Pastorizzo. Desde entonces, permanece en la Comisaría de la Mujer de Gualeguaychú a la espera del avance de la causa. "Sé que me quieren ver llorar y doblegada, pero no lo van a lograr", resiste desde su celda, mientras recibió la visita de su manager, Jorge Zonzini.

En una nota publicada en la tarde de este domingo por el sitio BigBangnews.com se detallan una serie de apreciaciones de Nahir Galarza desde la celda en la seccional policial. Aunque en las últimas horas trascendió que había vuelto a declarar en calidad de imputada, lo cierto es que la defensa de Nahir aguarda primero que se sortee el cuerpo que le dará asistencia psicológica previa: si el equipo del Juzgado de Ejecución o el de familia.


"Cuando me evalúen los peritos internacionales e imparciales y digan que estoy apta para declarar, ahí voy a contar toda la verdad", suma, mientras acomoda los libros y cuadernos de estudios que se acumulan en la mesa del calabozo. "Por un lado tengo impotencia, pero por el otro lado soy yo quien sabe toda la verdad".


Mientras aguarda por el avance de la causa, sigue preparando las materias de su facultad y lee un libro de numerología de la "bruja" estadounidense Linda Goodman. También avanza en El lobo estepario de Hermann Hesse y la reedición de La montaña mágica de Thomas Mann.


Había pasado sólo una semana desde la audiencia que le negó la posibilidad de esperar el juicio con una tobillera domiciliaria. Se la negaron, pero Nahir celebró que el juez desestimara uno de los dos motivos esgrimidos por el fiscal y la querella: el peligro del entorpecimiento.


De aquel momento, a la estudiante de abogacía le quedó una sensación marcada. "Sentí la impotencia de escuchar tantas barbaridades y mentiras sobre lo que realmente pasó ese día", reconoce en alusión a la madrugada del 29 de diciembre en el que le disparó primero por la espalda y luego en la cabeza a Fernando.


Después de regresar a su casa, Nahir se fue a dormir. Dejó el arma reglamentaria de su padre sobre la heladera y recibió a media mañana el llamado de la madre de Fernando, quien le contaba que lo habían encontrado muerto junto a su moto. Ella declaró minutos después como testigo. Pero doce horas más tarde, regresó junto a su abogado, el arma homicida y confesó el crimen.


"Fui yo, basta; mi familia no tiene nada que ver. Yo lo maté", se la escuchó decir, haciendo uso de sus garantías constitucionales y dando lugar a la confesión que hoy la lleva a estar imputada por el asesinato. Pero la declaración se frenó. Se descompensó y entró en crisis. Transpiraba y lloraba. Ya no había vuelta atrás, sabía que quedaría detenida en el momento.


Pasaron ya más de dos semanas y Nahir sigue firme en su postura: "Lo que declaré fue para resguardar del linchamiento social a mis papás. Sabía que si no lo hacía íbamos a quedar los tres detenidos y mi hermanito (que padece un retraso madurativo) se iba a quedar solo, huérfano".


Tiene el pelo atado con una gomita. Un solerito en tonalidades beige y bordó, iguales al de las zapatillas Crocks con las que se mueve dentro del calabozo. Está al tanto de todo lo que se dice afuera, incluso de los chats entre Fernando y sus amigos que se divulgaron en los últimos días. Pero se sorprendió cuando le contaron que Malena Pichot la había defendido en las redes sociales.


"¿Quién es?", preguntó, sorprendida, la madre; que también se encontraba en la celda. "Es una actriz famosa", le respondió Nahir, aunque todavía sin dimensión total de la repercusión que el asesinato que la llevó tras las rejas generó a nivel nacional e internacional.


A pocos metros se encuentra Rosita, la otra detenida en la Comisaría. "¡Soy famosa!", se la escucha decir. Sus familiares le contaron que los medios nacionales habían hablado de ella. ¿Por qué está detenida? Fue acusada por robo, pero se negó a asistir a las audiencias y terminó detenida por rebeldía.

Su nombre trascendió después de que se dijera que Nahir había visto que ella tenía un ventilador y solicitara uno para ella. "Lo más gracioso del caso es que mi apellido es Frávega", retrucó entre risas, pero también a la espera de la llegada de su juicio.

Comentarios