Policiales
Jueves 23 de Noviembre de 2017

Muerte del rugbier mendocino: habrá peritajes en la salida del bar y de madrugada

Se producirán pruebas mecánicas y lumínicas en la escena en la que Julieta Silva arrolló y mató a su novio, Genaro Fortunato.

La causa por la muerte del rugbier Genaro Fortunato (25) en San Rafael tendrá un capítulo más en busca de su esclarecimiento. Peritajes mecánicos y lumínicos se realizarán desde las 24 de hoy y se extenderán durante la madrugada del viernes. No estará Julieta Silva (29), la novia del joven y acusada en el expediente.

Estas pruebas se esperan desde hace tiempo y en principio, se especulaba con que se realizarían en condiciones similares a la noche del siniestro –el 9 de setiembre pasado–, es decir, con lluvia.
En estas medidas, de las que no participará la imputada, sino su abogado, Alejandro Cazabán, y las otras partes, además de los peritos, se buscará sacar conclusiones sobre el recorrido del auto Fiat Idea que manejaba Silva, distancias, frenadas y velocidades, entre otros puntos.

También se harán peritajes que tienen que ver con la iluminación que hay en esa zona, un elemento a tener en cuenta a la hora de apreciar el cuadro de situación que existía esa madrugada en la calle El Chañaral, donde Genaro Fortunato perdió la vida al ser arrollado por Julieta y cuya mecánica del hecho se intenta establecer para determinar si el mismo fue intencional o no, la gran discusión del caso que se trasladó, por su repercusión, a la sociedad entera.

La última novedad trascendente del expediente fue el 31 de octubre, cuando el tribunal decidió otorgar la prisión domiciliaria a la mujer. Además le impuso a la fiscal Andrea Rossi que formule una nueva doble imputación (alternativa) para que se investiguen ambas hipótesis mientras la causa llega a juicio.
Se trata de las figuras de homicidio simple con dolo eventual (8 a 25 años de prisión ) y homicidio culposo agravado (con penas de 3 a 6 años).

La doble imputación o imputación alternativa es una facultad que prevé el Código Procesal Penal. Entonces se decidió que la sospechosa siga en prisión preventiva, pero bajo la modalidad de domiciliaria, con la utilización de la pulsera magnética.

La imputación inicial para Silva era de homicidio agravado por alevosía y por el vínculo de pareja, acusación que se cayó en una audiencia de apelación. Este delito contempla únicamente prisión perpetua.

La muerte de Fortunato fue de madrugada, cuando la pareja salió del bar La Mona. En circunstancias que se investigan, ella lo terminó arrollando con el auto.