Policiales
Viernes 09 de Marzo de 2018

Los autores del crimen del luthier fueron dos: uno cayó y el otro está prófugo

El presunto asesino tiene antecedentes por delitos contra la propiedad y fue identificado como Marcelo Sosa, de 23 años. Además fueron detenidas todas las personas que compraron el auto que le robaron, el día del crimen, a Carlos Scalzotto.

/// Gabriela Varas
Tal como lo adelantó sanjuan8.com cinco personas fueron detenidas por el crimen del luthier Carlos Scalzotto. En conferencia de prensa el Jefe de la Policía, Luis Martínez, confirmó que fueron dos los presuntos autores del crimen, mientras que una más ayudó a juntar los objetos que se llevaron de la casa en el barrio Lebensohn, el pasado 21 de febrero.

Embed

Marcelo Sosa, de 23 años, y con antecedentes por delitos contra la propiedad sería uno de los sujetos que terminó con la vida de Scalzotto. En cuanto al otro presunto auto del crimen, si bien se encuentra prófugo, los investigadores tiene las esperanzas de que caerá pronto porque las pistas que llegaron a manos de los investigadores son grandes. El resto de los implicados están vinculados a la compra del auto, Chevrolet Corsa, que le robaron al luthier.

Tras una serie de investigaciones se logró dar con la movilidad, que estaba en Caucete, y que había sido vendida en dos oportunidades desde el día del robo. Los compradores fueron aprehendidos porque se sospecha que tienen vinculación con los supuestos responsables del crimen.

La hipótesis principal sobre lo que pudo haber ocurrido la noche que mataron a Carlos Scalzotto


Se cree que el hombre estaba sólo en su casa cuando recibió el llamado de un "cliente" que iba a buscarlo para que lo recibiera en su casa. Una de las razones pudo haber sido la compra de las cuerdas de una guitarra, pero el motivo no está del todo claro. Scalzotto le abrió la puerta del portón principal a dos personas (ver foto), pasaron y se ubicaron en el comedor. Se sabe por los resultados de la autopsia que la víctima acababa de comer fideos y unas verduras cuando ocurrió el hecho. El ataque no fue precipitado ya que el luthier no presentaba signos de defensa en su cuerpo. Como apareció atado de piernas, manos y pies, amordazado, desnudo y con su cuerpo boca abajo se cree que, para asfixiarlo con un pañuelo, uno de los asesinos se subió encima y lo ultimó desde atrás, jalando el pedazo de la tela que rodeaba su cuello desde las puntas. Esto fue en una habitación contigua a la suya, ya que Scalzotto era un hombre muy precavido, no le gustaba que nadie ingrese a su habitación por eso cerraba con llave. De ahí surge otra hipótesis, que pudo haber protagonizado un episodio sexual previo a su deceso. Entonces, sospechan que lo mataron en el cuarto de servicio. Antes de esto, un error. Los homicidas habrían dejado su ADN plasmado en los vasos, en la botella y en una de las cuerdas que había encima de la mesa. Scalzotto era un hombre ordenado. Si no fuera porque los delincuentes ocuparon los vasos antes de matarlo, los hubiese guardado.

Leé: Revelaciones sobre el crimen del luthier


Una de las razones que pudieron tener los criminales sería el dinero que tenía oculto la víctima en su habitación. Estaba en un armario, según dijo la familia. Precisamente la puerta de ese lugar (que estaba cerrada con llave) apareció violentada, al igual que el ropero donde ocultaba el dinero. Luego de haber cometido el hecho, los malvivientes huyeron en el auto Chevrolet Corsa de la víctima, que habría sido interceptado en Rawson, se llevaron dinero y un televisor. Después compartieron su macabra hazaña con otras personas que no habrían estado presentes en la escena, pero que quedaron involucradas como "cómplices". Ahora, con cinco detenidos (uno de los autores y cuatro cómplices) los investigadores esperan sigilosos a dar sus pasos finales y así atrapar al segundo asesino del luthier. Los sabuesos afirman que eso podría ocurrir en las próximas horas.


Comentarios