Policiales
Viernes 03 de Agosto de 2018

Le dieron una paliza a un hombre que acosaba a una nena de 12 años

Fue en Santiago del Estero. El acusado es un árbitro de fútbol de 26 años. Quedó detenido.

Un árbitro de fútbol fue detenido el miércoles cerca del exzoológico municipal de Santiago del Estero acusado por el delito de grooming, después de haber caído en la trampa de la familia de una nena de 12 años a la que supuestamente acosaba.

Todo salió a la luz hace unos 15 días cuando el padrastro de la menor descubrió que, en secreto, la chica había abierto una cuenta nueva en Facebook y a través de la red social tenía un intercambio de mensajes con un hombre.

El acusado, de 26 años, le pedía a la adolescente que le enviara fotos desnuda, escondido detrás de un perfil con una identidad falsa. Aunque la víctima se negó a revelar de quién se trataba o a darles mayor información sobre la relación que mantenían, un nuevo descubrimiento aumentó la preocupación de sus allegados.


Se trataba de un audio de WhatsApp en el que el "amigo" se justificaba por no responder a todos los mensajes que ella le mandaba. "Yo te amo, pero no me gusta que me manden porque ya no soy un pendejo. No puedo contestarte seguido a tus mensajes, ya que tengo amigos y familiares".

Ese fue el límite para los familiares, que se pusieron de acuerdo hacerse pasar por la nena y acordar con el acusado un lugar para encontrarse. La cita fue anteanoche y cuando el hombre llegó le dieron una paliza hasta que llegó la policía y lo entregaron.

El presunto acosador terminó siendo un vecino del barrio, que fue trasladado a la sede de la Comisaría Primera. El grooming, el delito del cual se lo acusa, es cuando un adulto trata de engañar a un menor para poder conseguir fotos, videos o incluso coordinar un encuentro con un objetivo sexual.

Consejos para padres


• Lo mejor y más efectivo es conversar con los hijos sobre cómo se presenta y en qué consiste el grooming, el ciberacoso sexual.

• Identificar juntos cuáles son los peligros y hablar sobre cómo evitarlos.

• Informarse sobre las redes sociales que usan los chicos, aprender a utilizarlas y saber cuáles son sus características para anticipar situaciones de riesgo.

• Usar herramientas de control parental para impedir el acceso de los chicos a contenidos en la web que no sean convenientes para ellos.

• Estar atentos a los estados de ánimo de los chicos. Ansiedad, temor y aislamiento pueden ser síntomas de que están siendo víctimas de violencia, abuso, extorsión.

• Observar si apagan un dispositivo cuando alguien entra en la habitación o se sobresaltan.

• Si el grooming ya se concretó, hacer la denuncia en la comisaría o una fiscalía es la conducta más adecuada. Es un delito que tiene una pena de 6 meses a 4 años de prisión y hay un cuerpo especializado en la policía.

• No borrar los mensajes ni bloquear las direcciones porque esto dificultará la identificación del acosador.

• Los chicos son víctimas de un abusador, un pedófilo, un experto en engañar y manipular. No tienen que ser castigados, merecen contención. Depende lo que haya pasado, necesitarán atención médica o psicológica.

(Fuente: TN)

Comentarios