Caso Turcumán
Jueves 26 de Julio de 2018

La perlita de la inspección ocular: la inquilina casi no deja pasar a los jueces

La mujer que ahora está alquilando la vivienda donde convivía Alfredo con su esposa Claudia Moya dilató el paso de los magistrados, secretarios y abogados involucrados en el juicio. La propietaria debió intervenir. La mancha de sangre en la pared, clave.

Eran cerca de las 10 cuando el tribunal de la sala III conformado por Eugenio Barbera, Maximiliano Blejman y Ernesto Kerman, se presentó para realizar la inspección ocular en el domicilio de Abraham Tapia a escasos metros de Circunvalación, Capital. Lo anecdótico fue que, cuando todos estaban listos para ingresar, los magistrados debieron tocar varias veces la puerta. La inquilina, quien estaba al tanto de lo que estaba ocurriendo porque había salido minutos antes para cruzar a la prensa, los atendió por la ventana. En un primer momento se negó a habilitarles el ingreso hasta tanto la propietaria no apareciera para dar el "OK". Así fue como minutos después, pudieron ingresar y al cabo de 10 minutos terminaron su labor.


Embed

El dato relevante de la inspección fue la corroboración de la permanencia de una mancha de sangre que aún estaba impresa en la pared sur de la vivienda, en la entrada. Este detalle había sido señalado en el expediente porque, en un momento, se creyó que Alfredo salió a pedir ayuda. Lo cierto es que, de ser así, no coincide con la declaración de Claudia Moya, a menos que él haya salido antes de desvanecerse, cuando ella se fue hacia la habitación. La otra posibilidad es que esa sangre la haya dejado plasmada el vecino de Alfredo, quien fue el que auxilió a la víctima. La versión de la familia de Moya es que la hija mayor de Claudia salió a pedir ayuda y por eso el vecino intervino. Esa sangre podría ser de las corridas que hubo en medio de esa situación de urgencia. Lo cierto es que esta prueba será tomada por el tribunal para echarle luz a lo que ocurrió el 13 de junio de 2017.


mancha de sangre - juicio moya- crimen turcuman.jpg
Estas manchas de sangre en la pared fueron tomadas como evidencia
Estas manchas de sangre en la pared fueron tomadas como evidencia



Una inspección demorada por una inquilina

Muy reticente y sabiendo lo que iba a ocurrir, desde muy temprano la inquilina de la vivienda donde convivieron Alfredo Turcumán y Claudia Moya salió para cruzar a la prensa y exigir que se retire del lugar. Luego, cuando las autoridades de Cámara llegaron, debieron esperar en la puerta y ser indebidamente atendidos por la ventana. Pero el problema siguió hasta último momento, cuando las cámaras de Canal 8 y sanjuan8.com intentaron trabajar en la vereda de la vivienda. Lo mujer, en tono amenazante, increpó a la periodista Carolina Muñoz: "Tené cuidado con lo que vas a decir", le gritó, mientras salía en vivo.



Luego de la inspección ocular, los magistrados se retiraron al Palacio de Tribunales para comenzar con los testimonios. La primera jornada de testigos la protagonizará la madre, la hermana, el cuñado y el jefe de Alfredo.


Comentarios