La masacraron como a Cristina Olivares, pero su asesino sigue prófugo
Se trata de Daniel Diomedes Borlicher, quien apuñaló a la madre de sus hijos 105 veces. Hace tres años lo buscan.
Daniel Diomedes Borlicher, el marido de la víctima, la había asesinado en horas de la madrugada de 105 puñaladas y degollado, y se dio a la fuga. Hasta hoy está prófugo y la familia de Sandra ahora reclama que sea detenido, para que haya Justicia y para que ellos puedan vivir tranquilos.



"Tiene pedido de captura internacional y hay recompensa de 500.000 a quien aporte datos", cuenta Karina, que forma parte del grupo Atravesados por el femicidio. "Lo cierto es que por ahora no hay nada concreto que los haya llevado a él. Siempre hubo el comentario que va y viene al Paraguay", relata la hermana de Sandra.



"A comienzo de este año, tres personas fueron a la fiscalía a declarar que lo vieron por Corrientescapital", dice la hermana y agrega: "Con los nuevos jefes de ahora sí nos damos cuenta que se interesan por el caso. Ni bien asumieron me llamaron. Igualmente no se sabe nada, se lo tragó la tierra".



"Mis sobrinos viven conmigo, mi hijo y mis padres. En su momento asistieron a psicólogos. Ahora están mejor. Mi sobrina ya tiene 16 y mi sobrino 22. Tratamos de salir adelante por más que no se pueda, porque el femicida sigue prófugo", dice Karina. La familia hasta cuenta con una página en Facebook que se llama "Busquemos al asesino".



Mantenerse prófugo no es fácil, se necesita dinero. Ante la pregunta de si lo tenía, Karina cuenta: "Según mi sobrina, contó que guardaba plata en una media. Se dedicaban a las artesanías de madera, como veladores y cosas así. Conoce muchos lugares. Por otro lado, antes de conocer a mi hermana, vivió en Paraguay y también en Uruguay. Todos los datos los aportamos a la Justicia", sostiene Karina.



Sandra y su marido hacía 21 años estaban juntos. Habían tenido a sus dos hijos. Un día el terminó con su vida y aún la Justicia no da con él. La familia, sus hijos necesitan respuestas. Para quienes puedan aportar datos está la recompensa.