Policiales
Sábado 30 de Diciembre de 2017

La Justicia devolvió $32 millones al único sobreseído en la "ruta del dinero K"

Se trata de Roberto Erusalimsky, el dueño del campo de Mendoza que negociaba con Leonardo Fariña. Fue procesado junto a otros 26 sospechados de haber participado en el blanqueo de dinero.

Fue registrado cuando hablaba con Leonardo Fariña sobre "90 físicos", compró un campo en Mendoza en una operación sospechada y quedó procesado en primera instancia por presunto lavado en la llamada "ruta del dinero K". Pero la Cámara Federal luego dictó su sobreseimiento y la Justicia debió devolverle $ 32,9 millones, parte de los bienes que le habían embargado.

Roberto Erusalimsky fue considerado un eslabón en la trama del lavado de dinero que desplegó Lázaro Báez a través de cuevas y paraísos fiscales. El juez federal Sebastián Casanello lo procesó junto a otros 26 sospechados de haber participado en las estructuras financieras para blanquear dinero espurio.

Psiquiatra y empresario de la salud, su situación en la Justicia se complicó por su relación con Fariña, el financista de Báez que se arrepintió.

Una conversación telefónica lo expuso por primera vez. "Te hago una consultita medio en clave: pensá si lo podemos armar o no... Allá donde estás vos tengo un amigo que tiene noventa físicos", le manifestaba Fariña al médico, que en ese momento se encontraba en Suiza. Por "físicos" se refería a "millones". Erusalimsky le respondía que quizás era mejor "armar otra ruta", porque "Portugal está cerca de otros países como Liechtenstein" y pedía seguir hablando a su regreso a Buenos Aires.


El otro hecho que sembró sospechas fue la compraventa de un campo en Mendoza. La UIF alertó que en 2010 Fariña compró "en comisión" la estancia El Carrizalejo por US$ 5.000.000, sin indicación del origen de los fondos, aunque luego la investigación determinó que lo hizo con dinero de Báez. En 2012, se lo vendió a Erusalimsky por US$ 1.800.000.

En su indagatoria, el médico admitió el diálogo telefónico y dijo que, si bien sus manifestaciones fueron desafortunadas, carecían de veracidad, pues fueron vertidas con ánimo de "bromear". Explicó que se encontraba en Suiza sólo para adquirir un reloj. Respecto del campo de Mendoza, dijo que fue asesorado y que decidió adquirirlo, al tiempo que demostró poseer el dinero para hacerlo. El propio Fariña luego lo defendió públicamente: lo despegó de Báez y dijo que hizo la llamada a Suiza para "embarrarlo".

En noviembre de 2014, Casanello procesó y embargó a Erusalimsky por lavado de activos. Pero el 25 de octubre último la Cámara Federal confirmó todos los procesamientos de la causa, excepto el dictado contra el psiquiatra, a quien sobreseyó.

"Más allá de las dudas, se acreditó que la suma abonada por la estancia de Mendoza se compadecía con los valores de mercado. Los peritajes concluyeron que Erusalimsky pudo contar con esos fondos", señalaron los camaristas Eduardo Farah y Martín Irurzun. Fue el único sobreseimiento del caso.

La medida de la Cámara fue consentida por la UIF, por la Oficina Anticorrupción y por el fiscal Guillermo Marijuan. Sólo la AFIP apeló el sobreseimiento con un recurso que deberá resolver Casación.

Por orden de la Sala II, Casanello levantó el embargo y ya notificó la medida al Banco Central para que el Banco Ciudad le devuelva a Erusalimsky los $ 32,9 millones que tenía retenidos en esa entidad.

Los abogados del médico ahora reclaman el levantamiento del embargo sobre el campo de Mendoza y requieren que Casanello tome medidas para no afectar su "buen nombre y honor".

Así lo manifestaron sus abogados en un escrito al juez: "Dado que la medida afectó no sólo la imagen profesional de mi asistido, sino también cuestiones de índole personal, como el otorgamiento de una visa, solicitamos se haga saber a las autoridades de Suiza, Panamá, Uruguay, España, Belice, Estados Unidos, Seychelles y el principado de Liechtenstein que el procesamiento fue revocado y sobreseído".

Casanello, por ahora, mantiene embargado el campo de Mendoza. En un escrito, manifestó que ese predio "fue objeto de lavado de dinero" y recordó que "nada impide a Erusalimsky a efectuar acciones civiles" contra Fariña.

Esta semana Erusalimsky volvió a elevar su reclamo. Lo que más lo inquieta es su situación internacional. Considera que si no se comunica su sobreseimiento al extranjero podría existir "un agravio irreparable" con "consecuencias directas en su trabajo como empresario y prestador de servicios".

(Fuente: La Nación)

Comentarios