Policiales
Sábado 30 de Diciembre de 2017

La hija de un policía confesó que mató a balazos a su exnovio

La víctima, identificada como Fernando Pastorizzo, apareció muerto con dos disparos de una pistola 9mm, en plena calle entrerriana.

Un joven fue asesinado de dos balazos en la ciudad entrerriana de Gualeguaychú. Fernando Pastorizzo, de 20 años, fue encontrado ayer muerto al lado de su moto y con todas sus pertenencias en los bolsillos. Tras varias horas de incertidumbre, su ex novia Nahir Galarza, de 19 años, hija de un policía, confesó la autoría del crimen.

El hecho ocurrió ayer cerca de las 5 en el cruce de calles General Paz y Del Valle, en la ciudad entrerriana. El fiscal de Gualeguaychú Sergio Rondoni Caffa confirmó que el joven recibió dos disparos efectuados con una pistola calibre 9 milímetros, uno de los cuales ingresó en la zona del corazón con orificio de salida en la espalda.

Según las fuentes policiales, el episodio fue descubierto cuando un remisero que pasaba por el lugar observó el cuerpo tirado en la calle y con el rostro cubierto de sangre, por lo que alertó a los investigadores. Algunos testigos habían señalado que vieron a una persona huir de la escena del crimen, pero no lograron identificarlo.

"Ya no estaba en el lugar esa otra persona que había visto previamente junto al muchacho caído y que no pude determinar si era un hombre o una mujer, porque a esa hora todavía estaba oscuro, pero al lado de la moto caída había dos cascos. Esa segunda persona, cuando regresé ya no estaba ahí", dijo el remisero.n joven fue asesinado de dos balazos en la ciudad entrerriana de Gualeguaychú. Fernando Pastorizzo, de 20 años, fue encontrado ayer muerto al lado de su moto y con todas sus pertenencias en los bolsillos. Tras varias horas de incertidumbre, su ex novia Nahir Galarza, de 19 años, hija de un policía, confesó la autoría del crimen.

El hecho ocurrió ayer cerca de las 5 en el cruce de calles General Paz y Del Valle, en la ciudad entrerriana. El fiscal de Gualeguaychú Sergio Rondoni Caffa confirmó que el joven recibió dos disparos efectuados con una pistola calibre 9 milímetros, uno de los cuales ingresó en la zona del corazón con orificio de salida en la espalda.

Según las fuentes policiales, el episodio fue descubierto cuando un remisero que pasaba por el lugar observó el cuerpo tirado en la calle y con el rostro cubierto de sangre, por lo que alertó a los investigadores. Algunos testigos habían señalado que vieron a una persona huir de la escena del crimen, pero no lograron identificarlo.

"Ya no estaba en el lugar esa otra persona que había visto previamente junto al muchacho caído y que no pude determinar si era un hombre o una mujer, porque a esa hora todavía estaba oscuro, pero al lado de la moto caída había dos cascos. Esa segunda persona, cuando regresé ya no estaba ahí", dijo el remisero.

Comentarios