Policiales
Jueves 05 de Abril de 2018

La causa del entrenador de rugby acusado de tener sexo con un alumno duerme desde hace más de un año

La querella había apelado al procesamiento de Gerardo Alferillo por corrupción de menores y la causa se estancó en la Cámara de Apelaciones. La familia de la víctima quiere que llevarlo a juicio por un delito más grave. Está en un cajón desde noviembre de 2016.

/// Por María Eugenia Vega

Una de las causas que más revuelo generó puso en el tapete a Gerardo Alferillo, un entrenador de Rugby de Huaziul, quien fue acusado de corromper sexualmente a un menor de 15 años. Fuentes judiciales aseguraron que ese expediente está cajoneado desde hace más de un año (16 meses) en la Sala II de Apelaciones y no se ha movido desde que ingresó el 14 de noviembre de 2016. La querella había rechazado el procesamiento por comprender que Alferillo cometió un delito más grave que la mera "corrupción de menores" y por eso apeló, pero el proceso se estancó.



Mientras tanto, Alferillo espera un juicio justo en su casa, porque su excarcelación fue inminente, ante la implicancia de la carátula. La corrupción de menores comprende una pena de 1 a 3 años de prisión si es cometida con un menor de más de 14 años, como en este caso. De esto se ha quejado la familia de la víctima que quiere que se procese al entrenador por "Abuso sexual y corrupción de menores". Esto no es lo que entiende el juez, según confiaron fuentes judiciales.



El magistrado cree que Alferillo le pagó al menor para mantener relaciones sexuales y que de esta manera hubo consentimiento y no abuso, lo que también implica un delito por tratarse de un menor, pero no es tan grave como un hecho forzado. Sobre este punto, el fiscal Daniel Guillen había manifestado que "la calificación es corrupción de menores por comprenderse actos que son prematuros, pero no determinaron si fueron perversos".



Luego de este debate, según las fuentes, el expediente se detuvo y duerme desde hace 16 meses en la Cámara de Apelaciones donde tienen que definir si confirman o no el procesamiento firmado por el juez Benedicto Correa. De ser así, estarán dadas las condiciones para que Correa corra vista al fiscal y se eleve la causa a juicio.



Las pruebas que constan en el expediente son:


-La denuncia de la mamá del menor de 15 años, que formula el requerimiento penal el 17 de agosto de 2016.


-La declaración del menor en Cámara Gesell. El informe es el documento presentado ante la Justicia.


-La declaración testimonial del hermano de la víctima que halló los mensajes de texto entre el entrenador Alferillo y el menor.


-Los mensajes encontrados en el celular del menor, con alto contenido sexual.


-Las declaraciones testimoniales de compañeros (no serían específicas pero pueden sugerir nuevas conductas contra el acusado).



En menos de dos meses se logró el procesamiento de Alferillo (firmado el 5 de octubre de 2016) y posteriormente se elevó a la Cámara de Apelaciones para ser revisado. De ahí no salió más.

Comentarios