Policiales
Miércoles 28 de Febrero de 2018

Jones Huala declaró ser combatiente de la RAM y se definió como víctima de persecución política

El líder mapuche dijo que cruzó a Chile ilegalmente porque era perseguido. Se autoadjudicó acciones de sabotaje, pero no la que se le endilga. Habló de la Ram, de la muerte de Santiago Maldonado y de Rafael Nahuel.

Facundo Jones Huala declaró durante más de una hora ante el juez Gustavo Villanueva en el juicio de extradición que comenzó esta mañana en el gimnasio Nº 3.

El líder mapuche comenzó su exposición hablando el mapudungún e hizo una referencia al origen de su pueblo, denunciando la invasión en la campaña del desierto.


Jones Huala dijo que cruzó ilegalmemte a Chile –uno de los delitos por los cuales se lo acusa- porque "en ese momento no teníamos machi en esta tierra" y "además en esta tierra me venían persiguiendo".


"Crucé la frontera porque no tenía lawen (medicina) y aquí en Villa La Angostura me querían matar los agentes del Estado" recordó.


Señaló "persecución política chilena contra el pueblo mapuche" en la causa por el ataque incendiario en Pisu Pisue y admitió que si bien cometió acciones de sabotaje, no lo hizo en ese caso.


"Yo soy un militante del Movimiento Mapuche Autonomo del Puel Mapu, colaboré con la machi Millaray en el Movimiento Mapuche Autónomo de Pilmaiquén y he sido un combatiente en algún momento de la Resistencia Ancestral Mapuche, como también fui combatiente de la coordinadora Arauco Malleco y en otras situaciones de conflicto políticos territoriales desarrollé actos de autodefensa y también estuve involucrado en situaciones de sabotaje, no la que se me endilga en este caso" aseguró.


Insistió en que "estamos hablando de delitos políticos" y que "yo fui un prisionero político junto a la machi en la cárcel de Valdivia, estuve bastante tiempo detenido".


Jones Huala comparó la lucha mapuche con la Revolución de Mayo, cuando Argentina y Chile "se rebelaron y también cometieron delitos para combatir a la corona española".


"Somos tratados como delincuentes por algún daño en defensa de nuestros derechos y cuando vienen y nos asesinan como pasó con Santiago Maldonado y Rafael Nahuel todavía incluso somos sospechosos" cuestionó el líder mapuche.


Se declaró víctima de las organizaciones de inteligencia de Argentina y Chile y aseguró que "invadieron la privacidad de mi hijo en Chile, que no tiene nada que ver con el conflicto mapuche. Sí es mapuche pero no es militante, además es un niño. Lo filmaron y lo siguieron" manifestó.


"Todo esto habla de la persecución política ideológica a la machi y a mí" sostuvo.


"Todas estas situaciones son las que a nosotros nos llevan a seguir reafirmando la persecución política de ambos Estados que están unidos contra los reclamos políticos y territoriales genuinos y legítimos del pueblo mapuche" remarcó Jones Huala.


El líder mapuche dijo sentirse "fortalecido" por el acompañamiento de referentes mapuches de otros lugares del país y cuestionó la limitación del ingreso del público a la audiencia.


"Si esto no es una cuestión política ¿por qué pusieron tantas cámaras? ¿por qué no dejaron entrar a más gente? ¿cuál es el miedo de dejar entrar a más organismos de derechos humanos?" cuestionó.


"Si esto no es un juicio político, ¿qué es? ¿por qué tanto escándalo entonces?" interrogó disparando contra periodistas del grupo Clarín, que "son mis enemigos y son enemigos de mi pueblo, y los odiamos".

Dedicó unos minutos de su alocución para hablar de la muerte de Santiago Maldonado, la cual "está directamente relacionada con este caso porque él se encontraba solidarizándose con mi gente en una protesta pidiendo mi libertad y fue desaparecido por la Gendarmería Nacional, totalmente faltos de honor y disciplina que como fuerzas armadas deberían conocer plenamente" dijo.


Jones Huala advirtió que "estamos obligados a defender nuestra tierra a costa de lo que sea" y "reivindicamos la autodefensa porque no nos dejan otra alternativa".


En ese sentido, criticó la mesa de diálogo establecida tras el conflicto en Villa Mascardi: "es una mesa falsa, mentirosa" expresó.


Por otro lado dijo que la ministra de Seguridad Patricia Bullrich, el presidente Mauricio Macri, la presidenta chilena Michelle Bachelet, el futuro presidente de Chile Sebastián Piñera y la ex presidenta de Argentina Cristina Fernández de Kirchner, "no se atreven a hablar con nosotros porque seguramente le ganemos el debate político" ya que "nadie entiende nuestra cultura".


Tras la exposición se expusieron en la pantalla entrevistas periodísticas vinculadas al caso y luego el juez dispuso un cuarto intermedio.


(Fuente: Bariloche 2000)

Comentarios