San Juan 8 > Policiales > María Pérez

Irán 7 meses presos mientras se investiga el homicidio de María Pérez

Los sospechosos del crimen de la Villa Paolini, Cristian Di Carlo cumplirá una etapa de la instrucción en el Servicio Penitenciario Provincial.

Los tres sospechosos de la muerte de María Pérez, una anciana de 82 años que vivía en Villa Paolini, fue enviado al Servicio Penitenciario Provincial en carácter de imputado por el aberrante asesinato.

Lo que se sospecha que ocurrió fue el 21 de agosto pasado, en horas de la mañana, Cristian Miguel Di Carlo (en la calidad de autor con la participación principal de Jerónimo Joaquín Fernandez Montivero y de Jon Francisco Cano Ortiz), ingresó sin ejercer fuerza al domicilio de María Pérez V° Paolini, Pocito, aprovechándose de su estado de indefensión, conocido por vivir sola y por su edad.

Te puede interesar...

Una vez en el interior del inmueble, los sospechosos procedieron a revisar la vivienda para sustraerle efectos personales y luego buscando asegurar su resultado o procurar la impunidad matando a la anciana, pero antes, generándole un sufrimiento totalmente innecesario mediante múltiples y diversos golpes en su rostro y cabeza, luego la estrangularon y finalmente la degollaron con un cuchillo.

Ello se ha podido determinar en función del hallazgo de perfil genético de Cristian Miguel Di Carlo en la manga del brazo izquierdo del pullover que vestía la victima cuando fue ultimada y que coincide con hematoma en el antebrazo izquierdo de la víctima coincidente con la sujeción a la misma para provocarle las demás lesiones previas al desenlace.

Asimismo, las prendas de vestir de Di Carlo en las cuales se pudo determinar la presencia de sangre que fueron secuestradas en el allanamiento a la casa de Jon Francisco Cano Ortiz donde asimismo se encontraba Jerónimo Joaquín Fernandez Montivero, entre quienes se ha podido comprobar los vínculos no solo a la fecha del hecho sino preexistentes y frecuencia de contacto en los días posteriores al hecho sumado a dos perfiles genéticos procesados en la escena del crimen permiten sostener en esta etapa del proceso que Cano y Fernández tomaron parte en la ejecución del hecho.