Policiales
Domingo 21 de Enero de 2018

Ira y video: otro delincuente destruyó un móvil policial y ya son 30 en 5 meses

El dato surge del fuero de flagrancia y los daños son provocados cuando los van a detener. El promedio da que cada algo más de 5 días hay un ataque contra la flota de la fuerza de seguridad.

Drogados, alcoholizados o lúcidos y por pura violencia, delincuentes que fueron detenidos con las mano en la masa no tuvieron mejor idea que destruir movilidades policiales. El último hecho de estas características se produjo este fin de semana y al cabo de los 5 meses que lleva en funcionamiento el fuero de flagrancia, donde ahora se tramitan esos ataques, una treintena de vehículos fueron dañados. Un dato increíble es que en muchos casos, los autores fueron vecinos del lugar que defendían al criminal.

Cuando una persona comete un delito y al ser detenido in fragantti rompe el vehículo policial, se lo acusa también por daño agravado. A contar desde el 9 de agosto de 2017, cuando se puso en marcha el fuero de flagrancia, los números oficiales indican que hubo 30 movilidades destruidas. Es decir, 1 cada 5 días y medio.

Este sábado fue el turno de Gustavo Javier Castro, a quien personal del Comando Radioeléctrico y la Subcomisaría Ansilta quiso detener en Rawson por cometer disturbios en la vía pública. El hombre agredió a un efectivo y cuando finalmente fue reducido e introducido en el patrullero, mostró toda su furia y rompió la unidad (Ver video).
Embed

Todos los autores fueron castigados en el nuevo sistema de juicios express que implementó flagrancia (a lo sumo a la semana ya tienen sentencia) y Castro quedó en vías de seguir el mismo camino a partir de la semana que viene. Algunos de los atacantes terminan cumpliendo tareas comunitarias por efectos de una medida alternativa como la probation (cuando no tienen antecedentes) y otros con prisión en suspenso. Si bien el daño agravado es excarcelable, a los condenados les queda el antecedente y si llegan a cometer otro delito, irían a la cárcel en forma efectiva.

Pero los involucrados no son únicamente los autores del delito, muchas veces bajo los efectos de alguna sustancia prohibida, que dispara el operativo policial. Sorprendentemente, como también pasó en el caso de este fin de semana, vecinos, amigos y familiares de esos delincuentes han hecho en reiteradas ocasiones lo imposible para que no se los lleve la fuerza de seguridad. Y además de atacar a los efectivos, patean los vehículos y los hacen blanco de una lluvia de piedras y todo tipo de objetos que los dejan prácticamente inutiliza.

De los registros del fuero de flagrancia surge que de los 30 vehículos dañados hasta el momento, hay 25 patrulleros, 2 motos, un minibús, una autobomba y una camioneta. Y en los departamentos donde son más usuales estos ataques son Rawson y Chimbas, con el 28,5 y 19,05 por ciento del total, seguidos por los otros tres del Gran San Juan con una cifra que supera en más o menos el 14 por ciento.

Al Estado la cuestan una buena suma de su presupuesto las reparaciones, teniendo en cuenta que en la gran mayoría de los casos son vehículos nuevos cuyos repuestos son caros. De hecho, el mismo jefe de Policía, Luis Martínez, le dijo a sanjuan8.com que sólo el año pasado gastaron más de 160 mil pesos en las unidades rotas. Y a no confundirse: el Estado lo conforman todos los sanjuaninos y todos pagan indirectamente de su bolsillo por esas roturas intencionales causadas por unos pocos inadaptados.

Los daños son de todo tipo: faros, sirena, techo, puertas, ruedas, capot, parabrisas, ventanas laterales, etc. En la misma Policía aseguraron que hay movilidades que quedan literalmente aniquiladas y que deben pasar semanas en un taller para poder ser arregladas y volver a rodar.

Comentarios