Policiales
Martes 19 de Noviembre de 2019

Investigan un presunto abuso sexual de un sacerdote a una mujer

El hecho ocurrió en Bahía Blanca. La víctima acompañó la denuncia con capturas de WhatsApps.

Una fiscal de Bahía Blanca comenzó a investigar una denuncia de abuso sexual contra un sacerdote de una parroquia de esta ciudad del sur bonaerense, radicada por una mujer de 33 años, informaron hoy fuentes judiciales y policiales.


La denuncia fue presentada en la Comisaría de la Mujer el pasado 13 de noviembre, lo que derivó en la intervención de la fiscal de la Unidad de Delitos Sexuales, Marina Lara.

"La mujer radicó una denuncia por un supuesto abuso sexual que habría ocurrido en el mes de octubre pasado contra un sacerdote que se desempeña en la parroquia San Roque de Bahía Blanca", dijeron hoy fuentes vinculadas al caso.


La denunciante señaló que "había comenzado en mayo pasado una relación de amistad con el religioso, con quien mantuvo conversaciones a través de mensajes de WhatsApp, y quien posteriormente le habría pedido que le enviara fotografías de su cuerpo en ropa interior", agregaron las fuentes.


Según consta en la denuncia, la mujer relató que "en octubre el religioso concurrió a su casa donde luego de mantener una conversación la habría abusado sexualmente sin su consentimiento".


Fuentes de la Unidad Fiscal a cargo de Lara confirmaron la existencia de la denuncia contra el sacerdote e indicaron que "entre otras diligencias" la supuesta victima será citada a declarar en los próximos días.


"La mujer ya acompañó ciertas capturas de WhatsApps. Ahora se buscarán distintas pruebas, realizarán pericias psicológicas y otros elementos que puedan llegar a corroborar su relato a los fines de poder hacer una imputación", agregaron.


Por su parte, la denunciante, cuyos datos se mantienen en reserva, dijo hoy en un breve contacto con la prensa local que "es como un grado de perversión de parte de él y de abuso de poder; lo siento, porque fue llevando todo a la relación en base a miedo, a decirme nunca hables, borrá todos los mensajes, no dejes nada".


También sostuvo que "los únicos mensajes que yo llego a tener son a partir del 2 de noviembre que empiezo a guardar conversaciones como para tener algo de prueba que hablaba con él y que me decía 'borrá éstos mensajes, que no quede nada'".


La mujer señaló que "la relación fue de amistad, él se mostraba como apoyando, como que decía que era para contener como cualquier otro feligrés y que era una persona que ayudaba a la comunidad".


Sobre los mensajes y fotos, explicó que "me lo hacía ver como que era una relación de amistad y que yo tenía que respetarlo como un representante de Dios acá en la tierra y que uno era como que le tenía que seguir el juego de alguna manera".


"Soy creyente, practicante y me siento muy vulnerada como mujer y no escuchada de parte de la Curia, la parte eclesiástica porque desde la parroquia San Roque se me amenazó que si denunciaba me iba a pasar algo", puntualizó.

Fuente: Télam

Comentarios