Policiales
Miércoles 14 de Marzo de 2018

Investigan si fue abusada por su padrastro durante más de tres años

Una nena de 11 años rompió en llanto cuando su tía del corazón le preguntó porque quería irse de la casa de su mamá. El relato escalofriante por el grado perverso de los presuntos abusos fue denunciado en el ANIVI y el acusado está detenido en la Comisaría 2° de Concepción.

/// Marcela V. Silva


Una nena de 11 años después de tres años de presuntos abusos sexuales se animó a romper con la tortura a la que era sometida por parte de su padrastro y le contó a la mejor amiga de su madre lo que estaría sufriendo. La niña, según comentaron le relató, en el interior de un auto, a su tía del corazón las situaciones por las que tuvo que pasar durante más de tres años.


"La historia de terror terminó" fueron las primeras palabras que le dijo la madre a su hija cuando se enteró que su pareja de más de siete años, padre de dos hijos de 10 meses y cuatro años habría manoseado a su hija y obligado a practicarle sexo oral cada vez que se quedaban sólos.


Pero antes, esta mujer tuvo que enterarse por parte de su amiga y el marido de ella-claves para que la pequeña pueda romper con el presunto sometimiento sexual- de lo que había ocurrido mientras ella trabajaba de mañana en un centro de salud. Según pudo saber sanjuan8.com a través de fuentes judiciales los abusos comenzaron cuando la víctima tenía 8 años.


El padrastro Pablo Ignacio Giménez (37) según comentó la madre de la niña comenzó manoseándola y luego pasó a exigirle a la pequeña que le practicara sexo oral. En varias oportunidades su propio hijo de cuatro, medio hermano de la nena, fue quien habría visto como abusaba de su hermana en una habitación de una casa en Concepción.


El miedo de la pequeña fue tal que cada vez que su mamá se iba a trabajar le pedía que se quede. Este detalle fue fundamental para que una amiga de la familia la interrogue y logre terminar con el calvario. Según fuentes judiciales, Giménez, quien se desempeña en el área de Mantenimiento del Camping Udap, fue detenido a las pocas horas de la denuncia, pero antes de ser aprehendido siguió con su frialdad y pidió ponerse ropa a estrenar. Luego quedó alojado en los calabozos de la Comisaría 2° de Concepción.


Se espera que la niña declare ante los profesionales de ANIVI durante las próximas horas, mientras que sería inminente el trasladado del presunto abusador al Servicio Penitenciario de Chimbas, de acuerdo a lo que decida el Quinto Juzgado de Instrucción.

Comentarios