Policiales
Miércoles 08 de Noviembre de 2017

Indignados por la negativa al pedido de juicio contra Adárvez, los denunciantes pedirán protección

Luego de que el Jurado de Enjuiciamiento definiera no seguir investigando al titular del 3° Juzgado de Instrucción por maniobras extrañas en la causa Merino, el abogado que solicitó su enjuiciamiento presentará un "Habeas corpus preventivo" para que el juez no los perjudique en el futuro. Analizará si presenta una demanda civil contra el magistrado.

Por María Eugenia Vega

La negativa del Jurado de Enjuiciamiento de investigar al titular del 3° Juzgado de Instrucción por maniobras extrañas y por incumplimiento de los deberes de funcionario judicial dejó tela para cortar. La parte denunciante que pidió un jury para destituir al magistrado presentará un habeas corpus preventivo para solicitar protección y así evitar que el juez, que seguirá trabajando al frente de su juzgado, pueda actuar en contra del denunciante Sebastián Merino y de su representante legal Antonio Falcón. Más de eso no podrán hacer. Es decir, ya no hay instancia de apelación que pueda revertir la situación. Adárvez se queda cumpliendo funciones como autoridad judicial tal como lo venía haciendo.


Mientras tanto, los denunciantes que quedaron indignados con la unanimidad del fallo aseguraron que analizarán una demanda civil en su contra, porque aún no está dicha la última palabra, en ese sentido. ¿Por qué, civil? Porque Sebastián Marino, el joven que fue acusado por Guillermo Adárvez de haber violado a la hija del exdiputado Alfredo Castillo, estuvo preso en el Penal de Chimbas durante 136 días. Esa acusación fue anulada porque el proceso no estuvo bien encarado. Merino fue sobreseído de culpa y cargo pero las 3264 horas que pasó recluido le generó un perjuicio que nadie enmendó.


Sobre la resolución unánime del jurado de enjuiciamiento conformado por el presidente de la Corte de Justicia, José Soria Vega; los miembros del Foro de Abogados Cristina Pintor y Ana Obredor y los legisladores Pablo García Nieto y Amanda Díaz; fue el abogado Falcón quien pidió que Pintor se inhibiera por ser "amiga íntima" del exdiputado Alfredo Castillo (quien acusó a Merino de violar a su hija). Sin embargo, eso no ocurrió. "Esto fue una decisión política no jurídica como queríamos. Si hubiera sido jurídica tendría que haber llegado al despacho de Eduardo Quattropani pero no ocurrió", aseguró Falcón a sanjuan8.com.


La resolución completa

Embed
¿Qué es un habeas corpus preventivo?
El hábeas corpus preventivo se encuentra previsto en el art. 3° inc. 1° de la ley 23.098 al disponer que procede ante la "Limitación o amenaza actual de la libertad ambulatoria...", es decir contempla situaciones próximas a una detención, requiere la existencia de una amenaza actual a dicho bien jurídico protegido, entendida como una posibilidad concreta de actos de autoridad pública tendientes a restringirla ilegítimamente".

Esta medida pone como actores a otros jueces para que protejan a los solicitantes de posibles actitudes que pudiera cometer Adárvez en contra de Merino y Falcón. En febrero próximo, el juez retomará su periodo de turno y recibirá nuevas causas penales, también tendrá libertad de acción en varios casos, salvo, en la causa Merino cuyo expediente no podrá volver a "tocar".

Las razones por las que pidieron el juicio contra Adárvez

Las tres razones principales que tuvo Falcón para denunciar a Adárvez fueron: incumplimiento de los deberes de funcionario judicial, desconocimiento reiterado y notorio del derecho, y morosidad injustificada (demorada de resolución, injustificada). Esto se desprende de una causa en la que Falcón actuó como defensor de un joven (Sebastián Merino, de 23 años) que había sido denunciado por un supuesto abuso sexual agravado contra la hija de un exdiputado (Alfredo Castillo), "amigo" del Adárvez. Luego de procesarlo, el juez había dispuesto su traslado al penal, en el que estuvo casi 6 meses preso.


Luego de una batería de presentaciones judiciales por parte de la defensa y por un análisis de parte de la Fiscalía, se definió anular el proceso y pedir la liberación de Sebastián Merino. Esto se produce al comprobarse que la denuncia había sido efectuada por el padre de la chica y no por la víctima. Al tratarse de un delito de instancia privada, este detalle no es menor ya que la denuncia no debió haber sido tomada y la causa perdió efecto.


Pero en el medio, hubo varios puntos oscuros que llevaron a pensar a la defensa de Merino, que Adárvez estaba realizando extrañas maniobras para favorecer a su "amigo" Alfredo Castillo. Por eso decidió denunciarlo y pedir su destitución, el pasado 30 de agosto. Ahora se conoció que la denuncia no prosperó y el magistrado seguirá a cargo del Tercer Juzgado de Instrucción.

Comentarios