Policiales
Miércoles 09 de Enero de 2019

Hermetismo por la presunta desaparición del conocido médico acusado de "abortista"

Se trata de Horacio De Arrascaeta, quien fue procesado por el juez Benito Ortiz, por un supuesto aborto en grado de tentativa. Según confiaron fuentes a este medio, se habría ido a Centroamérica, pero no se volvió a comunicar con la familia.

En el entorno de Horacio De Arrascaeta hay hermetismo por su paradero. Según confiaron fuentes cercanas, el médico acusado de "abortista", que enfrentará un juicio muy pronto, se fue del país hace varios días y no regresó. Lo habría hecho con dos amigos médicos, aunque ellos sí pegaron la vuelta tal como tenían previsto. Sin embargo, el acusado de "aborto en grado de tentativa", quien tiene un procesamiento confirmado por la Cámara Penal, no regresó y su familia no sabe nada de él.



Ante la consulta de este medio por la presunta desaparición del hombre y el estado de incertidumbre de la familia, uno de sus allegados expresó "sí, pero no te puedo dar información. Te agradezco".



Por su parte, el abogado defensor, Sebastián Pontoriero, se manifestó asombrado por el trascendido y ratificó que De Arrascaeta se iría del país por unos días, pero que desconocía las últimas novedades.




El contexto penal que envuelve al hombre en cuestión es bastante complejo ya que quedó en jaque ante la Justicia, por un delito que tuvo lugar en agosto de 2014. En aquella oportunidad, la Policía lo pescó prácticamente infraganti realizando un aborto ilegal, hecho que fue captado por una cámara oculta que sirvió como prueba.



Entonces, por ese hecho el ginecólogo fue procesado por el titular del 1° Juzgado de Instrucción, Benito Ortiz, en noviembre de 2017. El caso lleva más de cuatro años sin juicio, pero hay expectativas de que la fecha se defina este año. De todas maneras, sobre ese delito pesa una carga penal de 2 a 5 años de prisión, por tratarse de un grado de tentativa y no de un hecho consumado.




Pero antes de que ese procesamiento fuera firmado por Ortíz, otro escandaloso episodio invadió su intimidad. El juez Pablo Flores lo involucró como un posible sospechoso en la causa que se investiga por presunto hurto de instrumental quirúrgico y equipamiento en el hospital Guillermo Rawson.



Lo que ocurrió fue que De Arrascaeta tenía en su poder un ecógrafo que podría pertenecer al nosocomio capitalino. El médico había sido designado como jede del Área de Ecografías de ese hospital en 1999. Un año después, fue acusado de estafa con cheques falsos. También fue acusado, tal como a su socio, de realizar defraudaciones con obras constructoras no entregadas como correspondían.

Comentarios