Crimen por empalamiento
Martes 25 de Septiembre de 2018

¿Fue un crimen? Tres policías sumariados, fotos que los complican y dudas sobre la muerte del hombre ciego

El oficial de la comisaría 29° que llegó al lugar el día que encontraron muerto a Escudero fue trasladado y los peritos a cargo de la escena quedaron embarrados por las fotos que tomaron. Hay silencio en Tribunales y se sembraron nuevos interrogantes para analizar: ¿Se trató realmente de un homicidio?

/// Por María Eugenia Vega


El caso de Ramón Escudero (65) todavía tiene tela para cortar. Bajo un hermetismo puro y con más interrogantes que en el principio del caso, la Justicia mantiene estricto silencio sobre el tema. Mientras tanto la Secretaría de Control y Gestión de la Policía le da vuelo a los tres sumarios que se realizaron contra los efectivos responsables de no advertir los detalles en la escena. Las fotos tomadas por los mismos peritos de Criminalistica develaron las manchas de sangre que expulsó el cuerpo y eso deja en evidencia la falta de atención que le prestaron a la víctima. Pero en las últimas horas, datos nuevos podrían hacer cambiar el curso de la investigación. Las dudas sobre lo que realmente ocurrió, el pasado sábado 15 de septiembre en la vivienda de calle Colón en Santa Lucía, son cada vez mayores. Resulta que la lesión anal pudo no haberse provocado poco tiempo antes de su muerte, que no era tan evidente ese detalle y que es posible que definitivamente no existiera la participación de alguien más en la escena. Esto quiere decir que podría no haber sido un homicidio. Esta es la nueva hipótesis que le daría un giro inesperado a la causa, que aún no tiene certezas. Lógicamente, el juez Martín Heredia Zaldo sigue trabajando en el tema a puertas cerradas.



Por este caso hubo mucho enojo en la Policía, en la Justicia y en el Ministerio de Gobierno. Lo que supuestamente era una muerte natural (que hoy se puso en dudas, nuevamente) pasó a ser un brutal homicidio en pocas horas cuando se reveló el informe forense que manifestaba una lesión anal semejante a un empalamiento. El pantalón roto y la sangre en el cuerpo de la víctima fueron dos grandes detalles ignorados por los uniformados que llegaron al lugar. El oficial de la seccional 29° de Infante que le comunicó las novedades de la escena al secretario del Juzgado, Juan Pablo Ortega, fue el más perjudicado por esta situación. Hace pocas horas firmaron su traslado a la seccional 6ta, según confiaron fuentes policiales a sanjuan8.com. Después, los dos peritos de Criminalística que fueron a levantar el cadáver, también fueron sumariados; pero al margen de todo esto se abrieron nuevos interrogantes. El médico legista que llegó en la ambulancia de SIFEME a confirmar el deceso no miró con detenimiento el cadáver y en la Morgue emitieron un informe que está siendo analizado también por especialistas.



La situación en este caso se está volviendo cada vez más confusa y por eso desde la Justicia no quieren hablar hasta que haya evidencia precisa que le eche luz a la situación. Por ahora se cuenta con pocas pruebas. La supuesta arma homicida no aparece, aunque el juez mandó a rastrillar la zona hasta con perros y la ropa de la víctima pudo haber estado rota antes de la muerte. "Era un hombre enfermo", confiaron testigos e investigadores, y eso quedó claro, aunque poco importó a la hora de cometer errores. La causa aún no tiene carátula firme y hasta se duda que haya responsables en esa muerte. Lo que sí se sabe es que hubo un mal desempeño en la labor de los profesionales y eso tendrá sanciones.

Comentarios