Policiales
Miércoles 11 de Julio de 2018

Femicidio de la policía sanjuanina: su familia asegura que "era víctima de celos y de violencia"

Cintia Soledad Guevara Orellano (37) vivió momentos muy duros antes de perder la vida por una bala que salió de su propia arma reglamentaria. La joven estaba de licencia porque había pedido un bebé hacía poco tiempo.

/// Por María Eugenia Vega


Hubo una gran conmoción en Trelew, luego de que se conociera la noticia de que Cintia Soledad Guevara Orellano (37), una policía que trabajaba en aquella localidad fuera asesinada por su pareja Daniel Rey, un remisero de 41 años. Esa mujer era una chica sanjuanina que se fue de la provincia para seguir sus pasos en la Fuerza de Seguridad de Chubut. Este sábado último murió en manos de su novio, quien le disparó con su propia arma reglamentaria 9mm, y luego se suicidó. Momentos después de conocerse la tragedia, la furia, el asombro y el dolor provocaron que los allegados y familiares de la joven volcaran en las redes sociales su reclamo por #NiUnaMenos, y denunciaran públicamente que Cintia había sido violentada en varias oportunidades y acosada por los celos del hombre que acabó con su vida, dejando a su hijo huérfano de madre.



Que ya la había golpeado en otras oportunidades y que "nadie había hecho nada" fueron parte del justo reclamo que realizaron conocidos de la víctima en las redes sociales. Mientras tanto, la noticia dejaba boquiabierto a los sanjuaninos en una fatídica mañana donde, en menos de 24 horas, se había conocido el deceso de tres policías por distintas causas: dos en accidentes de tránsito y Cintia, por un femicidio. La familia de la joven viajó apenas se enteró de lo ocurrido para ser parte del velorio que se concretó desde las 18 en la sala Patagonia de Trelew. Este miércoles será el sepelio a las 10 en el Cementerio Municipal de aquella localidad.



El terrible desenlace se conoció 48 horas después de haber ocurrido, porque un amigo de la joven se acercó a visitarla. Es que Cintia estaba padeciendo un duelo. Había perdido un bebé del hombre que la mató y desde la Policía le había otorgado el descanso médico pertinente. El amigo de Cintia llegó a su departamento en el barrio Inducon, ubicado en calle Bell y Gregorio Mayo. Como la joven no respondía ni a sus mensajes, ni a sus llamados, se acercó para saber qué ocurría y como no respondía a la puerta, se dirigió hasta la casa de un familiar de Cintia para que le diera la llave. Así fue como se encontró con el espantoso panorama. El cuerpo de la joven tenía un disparo letal en su cuerpo y a su lado, yacía el cadáver de su novio Daniel. La hipótesis que selló la Policía chubutense durante este lunes último fue que el hombre le disparó y luego se suicidó.



Según pudieron testificar los vecinos del departamento, la noche del sábado escucharon varias detonaciones, pero no le prestaron mayor importancia. Entonces, la teoría giró en torno a que el "homicidio suicidio" se produjo 48 horas antes del hallazgo macabro. En ese momento, el hijo menor de la mujer estaba junto a su padre, la expareja de Cintia.

Comentarios