Caso Turcumán
Jueves 26 de Julio de 2018

El relato de la madre de Turcumán: "Ella lo amenazaba con matarlo con un cuchillo"

Luego de la inspección ocular comenzó el desfile de testimonios en el marco del juicio por el crimen de Alfredo Turcumán. Comenzó su madre, Gladys González, quien brindó detalles de la violencia que hubo en la pareja.

"Claudia Moya era muy sociable al principio. Mi hijo estaba feliz. Estuvieron cinco meses juntos hasta que se casaron. Cuando eso sucedió ambos estaban bien. Un determinado día mi hijo me llama, que lo llevaban a la seccional tercera. Voy a la comisaría y luego a la casa de ellos. Entro y estaba llorando. En la seccional 3era veo al señor Ruarte (la ex pareja de Moya). El me pregunta qué había pasado. El me dio su número de teléfono para que Alfredo le llame porque "era el principio...no sabe dónde está", así comenzó el relato de Gladys González, la madre de Alfredo Turcumán, quien arremetió en su testimonio contra su nuera Claudia Antonella Moya.

La mujer sostuvo que ella acompañó a Moya a la comisaría de la mujer para denunciar a su propio hijo por un maltrato que había recibido su nuera. "Yo la acompañé y le dije que si tenía que denunciar a mi hijo que lo hiciera, pero ella no lo denunció porque me dijo que no había sido como todos pensaban. No sé a qué se refería". Luego, González siguió con su relato: "Me senté con mi hijo y hablé con él. Me dijo "no sabés cuál es la verdad, mami". Ahí se tomó la decisión de ver a un psicólogo o psiquiatra para los dos y se establece un período de calma".


La madre de Turcumán aseguró que después de haber afrontado ese lamentable episodio, comenzaron a salir con las hijas de Claudia. "Ibamos al parque a tomar mate", comentó, pero Alfredo comenzó a tener golpes en su cuerpo. "Tenía el tabique quebrado y lastimaduras". Posteriormente, la pareja se fue a vivir a la casa de los Turcumán, en el barrio Edilco. Ahí comenzó a darse cuenta de la convivencia que tenía la pareja. "Las hijas de Moya salían corriendo a mi casa por las peleas que tenían. Mi hijo no tenía marcas al principio, pero sí noté que ella establecía ciertas pautas que terminé aceptando por mi hijo. Si yo compraba algo para mi nieta (la primera hija de Alfredo), tenía que hacer lo mismo con las hijas de ella. Si mi nieta iba al departamento, ella le prohibía estar conmigo".



Luego siguió: "Un día escuché que Antonella (Claudia) le gritaba a Alfredo por celos hacia su hija. Ella estaba embarazada y sale corriendo cuando debía hacer reposo. Mi hijo estaba ensangrentado y arañado, con la ropa rota. Ahí le dije a mi hijo que no quería verla nunca más en mi casa. El recibe un llamado telefónico y Alfredo se va diciendo "Antonella está mal". Desde ese momento empecé a ver a mi hijo a escondidas, cuando ellos se fueron a vivir a la calle Tucumán (a la casa de la madre de Moya). También agregó a su relato que "Alfredo físicamente estaba muy mal. Ella le decía "te voy a matar con un cuchillo Tramontina".



Sobre la noche del ataque final, la mujer relató llorando que "Esa noche, su hija (Luján) le llamó a las 3 de la mañana para decirle que Alfredo estaba mal. Estaba Moya. No le hablé. Nadie nos había avisado (de lo que ocurrió) hasta que estuvo grave", dijo.

Comentarios