Policiales
Miércoles 07 de Noviembre de 2018

El preceptor quedó complicado por el resultado de la pericia psicológica a la alumna

Luego de realizarle una Cámara Gesell a la víctima, los profesionales vinculados a la investigación reconocieron que hubo una relación de ida y vuelta entre ambos. Pero al configurarse el delito de grooming, el acusado quedó seriamente comprometido.

Luego de que Jorge Cruceño, el preceptor recibiera la imputación por Grooming, la Justicia espera el resultado de las pericias tanto en el teléfono del implicado, como el de la víctima. Pero en este marco, la joven alumna habló en Cámara Gesell y complicó aún más al profesor. Se supo que la chica manifestó que hubo una relación de ida y vuelta entre ambos, tal como lo respaldaría la pericia telefónica. Si el relato coincide con las pruebas aportadas, el joven podría ser procesado por Benito Ortiz, a cargo del Primer Juzgado de Instrucción.


Según manifestaron fuentes ligadas a la investigación a sanjuan8.com, el relato de la menor fue claro y contundente. No se advirtió, a simple vista, que se trate de una "fabulación" por parte de la víctima y que la declaración tiene sentido. Aunque pueda comprobarse el hecho de que ambos hayan mantenido una relación "consentida", el hecho de ser mayor de edad y la víctima, menor, deja en jaque al profesional.



Sin embargo, el delito que se configura, en este caso particular, es el Grooming ya que existe la conexión mediante un elemento electrónico. La prueba, precisamente, se configura mediante este tipo de soporte con conexión en Internet. Por esta razón, los diálogos provocativos, que constituyen una relación con fines sexuales entre ambos, significa un delito por parte de Cruceño. El delito comprende una pena de 6 meses a 4 años, y es excarcelable.

Comentarios