Policiales
Miércoles 07 de Marzo de 2018

El obrero que murió en la bodega tenía siete hijos, uno de ellos era ahijado de Cristina Kirchner

Eduardo Morales y su esposa son muy conocidos y queridos en villa San Miguel, Albardón. Son una familia muy humilde que estaba juntando plata para festejar los 18 años del mayor de los hijos. Desde la Justicia afirman que falleció por la inhalación de un tóxico.

Eduardo Morales, tenía 46 años y era padre de siete hijos, uno de ellos era el ahijado de Cristina Fernández de Kirchner y otro estaba por cumplir los 18 años. Por eso este humilde trabajador realizaba varias tareas para poder llegar al festejo del mayor que sería en abril.

Eduardo, según comentaron personas allegadas a él, esta era la segunda temporada que trabajaba de manera ilegal en la bodega Espín, donde trágicamente murió durante la jornada del miércoles mientras limpiaba un piletón. Su esposa, diez años menor, es modista y con lo que ella cobraba sumaban para poder llegar a cubrir las necesidades básicas de la familia.


Los vecinos y los familiares de Morales destacaron lo buena persona que era junto a su esposa, quien pasa por uno de los peores momentos de su vida. Los restos del empleado son velados en la sala municipal de Albardón.


Por ahora será claves las pericias que sumen los inspectores de la subsecretaría de Trabajo y los de Criminalística de la Policía de San Juan que informaron que el obrero no tenía los elementos de seguridad para poder limpiar la pileta de la Bodega Espin.

Comentarios