Policiales
Lunes 12 de Marzo de 2018

El Ministerio Público investiga si una fiscal "chapeó" para evitar una clausura

Marcela Torres, quien juró en diciembre, es la madre del propietario de un bar, tipo "quermesse", donde había menores. Sospechan sobre su accionar para evadir una multa y se conocieron videos que a priori complican la situación de la fiscal. La Policía también abrió un sumario para determinar la conducta de los uniformados.

Marcela Torres, una fiscal de Cámara recientemente asumida (en diciembre de 2017), quedó en el ojo de una tormenta luego de protagonizar un entredicho con la Policía que terminó en denuncias cruzadas. La funcionaria judicial fue acusada de "chapear" al evitar la clausura del bar de su hijo (Praga, ubicado en Libertador y Mariano Moreno) porque los uniformaron advirtieron la presencia de menores. Al parecer, el escándalo se generó cuando la fiscal presumió por su labor en la Justicia, luego de que su hijo la hiciera parte de la situación. Según los policías, el hombre los amenazó con que "iban a tener problemas, porque su madre era la autoridad máxima" (hay videos del momento). Frente a este panorama, Torres negó los hechos. Ahora, independientemente de las denuncias que hay en sede Penal, el Ministerio Público y la Policía abrieron investigaciones internas para dilucidar lo que realmente ocurrió la madrugada del domingo y si corresponde aplicar alguna sanción.

Apenas sucedieron los hechos, el fiscal General de la Corte y jefe del Ministerio Público, Eduardo Quattropani, tomó cartas en el asunto. Habló con el jefe de Policía, Luis Martinez, y con la fiscal. Y este lunes, ordenó abrir una investigación interna: "Estoy al tanto de todo lo que pasó... , me he preocupado por recoger las versiones y voy a tomar la medida que tenga que tomar", señaló después de mantener otra reunión con Torres. También reconoció que "es un hecho lamentable" y que le disgusta "enormemente que un miembro del Ministerio Público quede involucrado en temas como este".


Quattropani fue prudente en cuanto a la resolución de la investigación interna, hasta tener todos los datos a la mano. Sin embargo, trascendieron algunos videos de la situación que se dio el domingo en el bar Praga y en su entorno aseguraron que la interpretación que le dan a las imágenes es que Torres sacó su "chapa" de fiscal.


Canal 8 quiso hablar con la fiscal, pero uno de sus familiares mandó a decir que no hará declaraciones. Al mismo tiempo, esa misma persona aseguró que Torres no "chapeó", que el lugar está debidamente habilitado y que los policías no se comportaron como corresponde.


Así como los policías denunciaron a la fiscal, ella hizo lo mismo con los uniformados por entender que se excedieron, que no actuaron ajustados a la ley y que incumplieron sus deberes. Frente a eso, desde el Ministerio de Gobierno también dispusieron disparar un sumario para determinar cómo actuaron los efectivos de la fuerza que llegaron hasta el lugar y si las cabe alguna sanción.



La génesis escándalo


Los efectivos policiales presentaron en un bar (tipo quermesse) ubicado en Libertador General San Martín, a metros de Mariano Moreno. Ante el reconocimiento de la presencia de menores de edad que estaban con una mujer mayor, que comprende una infracción estipulada por el Art. 141 del Código de Faltas, los uniformados intentaron clausurar el lugar.


El propietario, Matías Miadosqui, intentó defenderse en calidad de "hijo de la fiscal" y llamó a su madre para que intercediera. Entonces, la mujer apareció y tuvo un entredicho con los auxiliares de Justicia quienes la filmaron e hicieron trascender los videos. Ahora se abrió una investigación para dilucidar lo ocurrido.


Desde el bar informaron que los menores estaban con su madre y que son hijos de uno de los dueños de los food trucks que funciona en el local. Por eso, señalaron, no cabía ninguna multa y muchos menos, una clausura.





Comentarios