Caso Ariel Tapia
Jueves 06 de Diciembre de 2018

El especialista que recibió las muestras del caso Tapia habló de una “contaminación en la escena”

El profesional forense que estudió la evidencia enviada a Salta habló con sanjuan8.com y aseguró que “de haber sido bien tomadas las muestras no tenían porqué contaminarse”.

La evidencia que se envió a Salta no sirvió y el caso sigue sin responsables. Cuando encontraron el cuerpo sin vida de Ariel Tapia, el pequeño de 8 años que había desaparecido cuya búsqueda duró una semana, mucho se habló de porqué no encontraron respuestas. Todo sucedió en una etapa de transición donde asumía recientemente un nuevo juez (Benito Ortíz) y un nuevo jefe de Policía (José Luna).



En el lugar, cientos de policías. No todos los uniformados que estaban en la escena estaban autorizados para pisar el suelo cercado por la banda de Criminalística la noche del 6 de diciembre de 2012. Pero los vecinos habían llegado primero, los curiosos comenzaron a abalanzarse sobre el alambre de púa que dividía el terreno descampado de 60 metros de la casa del niño. Desde la Justicia dijeron que “por haber sido una heladera, que estaba al rayo del sol, que pasó muchos días sin ser descubierta, que fue sensible al tacto de “muchos” no pudieron encontrar pruebas claras contra nada.



Por esta razón, sanjuan8.com consultó al especialista que recibió las muestras del cadáver en Salta: Pedro Villagrán. “Las muestras que se enviaron al laboratorio fueron entomológicas (análisis de insectos en el cadáver), prendas encontradas, de manchas, genéticas y de tipo criminalísticas. No recuerdo bien los resultados no es probable que se contaminen ni en el camino, ni el laboratorio por tiempo de espera. Es difícil si la muestra fue bien tomada, bien rotulada y bien conservada que en el camino haya habido contaminación”, explicó el ingeniero.



Es que se dijo en su momento, que la evidencia “se echó a perder” camino a Salta y que no pudo arrojar resultados satisfactorios. Sin embargo, ese mito fue derribado con la instalación del nuevo laboratorio forense hace ya tres años. “No estoy en condiciones de asegurar que si de haber habido un laboratorio cerca, se haya encontrado pruebas en esas muestras. En ese momento, no teníamos un juzgado cerca para comunicarnos. Ahora, el laboratorio está a un paso del Juzgado y la comunicación formal deberá ser fluida. Eso ayuda a que armemos los sistemas de comunicación que necesitamos”, explicó en aquel momento.



Asimismo, añadió que “la disminución de un error, que puede existir, es el objetivo de la labor del laboratorio forense”. La existencia de laboratorio obliga a cuidar el procedimiento. Desde Policía hasta los laboratoristas deberán respetar el protocolo.




Comentarios