Mató al novio de su exmujer en Chimbas
Martes 06 de Marzo de 2018

Detalles del crimen de Chimbas: Mató por celos a cara tapada, pero ella lo reconoció por la voz

La joven asistió a la Policía a ratificar su denuncia ante los investigadores y contó detalles de lo ocurrió esa noche. Ella pudo escapar y en su declaración aseguró que "llegó para asesinarnos a los dos".

/// Por María Eugenia Vega

Un dato no menor que complica la imputación de Félix Carrizo, el supuesto autor del crimen de Cristian Díaz, la madrugada de este domingo en la villa Mariano Moreno, Chimbas: el agresor se apareció de repente, en la oscuridad de la noche y con la cara cubierta a ejecutar su misión. Él quería matar, de eso no hay dudas para los investigadores, pero es una acusación que hay que probar. Entonces, por estas horas el personal de Homicidios busca a sol y a sombra el cuchillo (arma homicida) que utilizó para apuñalar a sangre fría a Cristian Díaz hasta quitarle la vida. Luego de acuchillarlo, persiguió a su segundo objetivo, la madre de sus hijos, para matarla también. No lo logró, sólo le provocó una herida que fue salvada en el hospital, en las últimas horas.


Los hechos ahora están más claros, luego de que la mujer víctima de la violencia de Félix Carrizo confesara el calvario que vivió ante la Policía, confirmando su denuncia. La chica deberá prestar declaración ante el juez Benedicto Correa para seguir echándole luz a la causa. Mientras tanto, contó que la madrugada del 4 de marzo, cerca de las 4, estaba junto a su novio sentada en la vereda tomando unos tragos cuando un sujeto se apareció repentinamente y preguntó: "¿Vos sos Cristian Díaz?" y ante la afirmación de la víctima, lo ultimó. La joven salió corriendo despavorida y fue alcanzada con la punta del cuchillo del agresor que le provocó la herida y para esa altura ya sabía quién era el sujeto misterioso: "Fue mi ex". Puedo resguardarse en su casa y con gritos, enteró a los padres de lo que estaba ocurriendo. Esto le habría confesado a la Policía en un primer momento y lo ratificó en la Central de Policía. Reconoció al asesino por la voz, eso fue lo que dijo, pero lo cierto es que no alcanza para inculpar legalmente a alguien. Necesitan más pruebas físicas para acusar de homicidio premeditado y homicidio en grado de tentativa a Carrizo, quien aún no está imputado.


Si bien, Carrizo pesa con un prontuario cargado de malas palabras, porque tiene restricción perimetral sobre la víctima, porque ya la golpeó en reiteradas oportunidades, porque está involucrado con la droga y el alcohol, pero nada vale para meterlo preso por muchos años. Esto es algo que reconocen los pesquisas, por eso la investigación continúa.



Comentarios