Policiales
Sábado 31 de Marzo de 2018

Después de pasar dos días prófugo, se entregó el acusado de balear a una nena en Pocito

Alberto Galván protagonizó una balacera en la cual hirió a dos pequeños que estaban jugando en el barrio Medalla Milagrosa. En la mañana de este sábado, acorralado, se presentó en la Brigada Sur.

// Por Bárbara Ardanaz


Después de pasar dos días prófugo y sentirse acorralado con la Policía de San Juan tras sus rastros, se entregó el acusado de balear a dos pequeños y dejar gravemente herido a uno de ellos, en el barrio Medalla Milagrosa. Los efectivos realizaron cinco allanamientos en Rawson y Pocito –el último efectuado sobre la medianoche del viernes-.



Cerca de las 9.30 de este sábado, tras casi 48 horas de los hechos que lo señalan como autor de una balacera y huir de la escena, Alberto Galván (29) se presentó en la seccional Brigada Sur, en Rawson, según informaron fuentes policiales a sanjuan8.com. Minutos más tarde, llegó el abogado defensor a las inmediaciones donde quedó detenido.


Es que desde el momento del hecho hasta la medianoche del viernes, la Policía de San Juan realizó operativos en cinco domicilios de los familiares del implicado y, acorralado por no tener dónde ni cómo esconderse, decidió entregarse. Fuentes del caso comentaron que el padre de Galván se mostró predispuesto en colaborar con todo lo concerniente a la investigación, posiblemente otras de las causas que provocaron que desista de la huida.


El delincuente, acusado de iniciar una balacera por la cual hirió a dos pequeños de 4 y 7 años, fue trasladado hacia la Central, unas horas después, donde quedará alojado. De esta manera ingresó al edificio de la Policía de San Juan:


Embed


La balacera


Todo ocurrió en la tarde del jueves, cuando Galván le recriminó a un joven de 17 años, apodado "Bubu", de contextura robusta, que le devolviera unas máquinas que eran de su propiedad. Según fuentes policiales, se trataba de una soldadora y una amoladora que pertenecían al malviviente y, por razones que se desconocen, las tenía el joven.


En ese momento se generó la trifulca y ambos se trenzaron a piñas hasta que Galván logró zafarse y salió corriendo hacia su casa. Lo que sucedió después fue completamente inesperado para el rival y los vecinos: el implicado salió de la vivienda con un arma tumbera a los tiros, sin medir que habían niños jugando en el barrio.


Dos de esas balas alcanzaron a dos pequeños de 4 y 7 años. El nene –de apellido Carbajal- recibió el impacto en el tobillo y aparentemente no tuvo profundidad la herida. Fue atendido en el hospital de Pocito y está fuera de peligro. La nena no corrió con la misma suerte, fue intervenida quirúrgicamente y su estado es delicado.


Comentarios