Policiales
Miércoles 07 de Marzo de 2018

Desde la subsecretaría de Trabajo afirman que el empleado de la bodega no tenía los elementos de seguridad

Roberto Correa Esbry detalló que aún no cuentan con el informe completo ya que el propietario es un hombre grande que entró en estado de shock. La familia aún no realiza la denuncia y desde el juzgado afirman que murió por la inhalación de tóxico que percibió mientras limpiaba un piletón.

///Marcela V. Silva



A pocas horas de que se produjera la cuarta muerte laboral del año desde la subsecretaría de Trabajo informaron que el empleado que apareció muerto en el interior de un piletón de una bodega "no tenía los elementos de seguridad". Este detalle se conoció luego de que una comisión de la subsecretaría de Trabajo inspeccionara el lugar.


En cuanto a los detalles mínimos que harán que la investigación avance y se pueda responsabilizar al dueño de la bodega Espín o no, aún son escasos ya que el propietario es un hombre mayor que estaba en estado de shock y no podía hablar dijo Roberto Correa Esbry en Levantate. Por ahora solo se sabe que el empleado es Eduardo Morales y tendría unos 40 años. En cuanto a su familia y antigüedad laboral aún se desconoce con exactitud quienes serían ya que no realizaron la denuncia correspondiente en la Comisaría 17°.


Por otra parte, Carolina Parra, titular del Segundo Juzgado Correccional, dijo a sanjuan8.com que también se desconoce la relación laboral que mantenía el hombre que limpiaba el pileton con el propietario de la bodega. De todos modos, la jueza aclaró que la hipótesis que más fuerza cobró es la de inhalación de un tóxico que se determinará con el resultado de la autopsia que estará a última hora del jueves.


Leé también: Tragedia en la bodega: hay dudas sobre cómo murió el empleado que estaba limpiando las piletas


Escuchá el audio:
Embed

2018 el año de los accidentes laborales

Las tragedias laborales siguen escalando y en apenas tres meses se registraron cuatro muertes de hombres que estaban desarrollando actividades laborales. La primera muerte ocurrió en enero en la empresa Cattorini; un supervisor ingeniero (Mariano Hernández) inspeccionaba una tolva-sin los elementos de seguridad- y de repente quedó atrapado entre la arena.


En febrero dos empleados de una contratista que trabajaban en Gualcamayo volcaron mientras iban a arreglar una máquina. Según los informes, el conductor realizó una mala maniobra y terminó desbarrancando.


Por ahora no hay con certeza una condena contra las firmas (Cattorini y Sully) y se esperan novedades de los respectivos juzgados correccionales.


Comentarios