Ginecólogo denunciado de abuso sexual
Lunes 16 de Abril de 2018

Denunció que Martínez le cobró por una cirugía que nunca le practicó

Otra víctima del ginecólogo acusado de abuso sexual se animó a hablar. Es una paciente que aseguró que pagó $600 para que el profesional le hiciera una ligadura de trompas y a los 6 meses de la supuesta intervención se enteró que tenía 4 meses de embarazo.

Mientras el ginecólogo acusado de abuso sexual permanece tras las rejas a la espera de ser trasladado a Jáchal para declarar ante el juez Pablo Oritja, una nueva denuncia pesa sobre su espalda. Esta vez, se trata de una cirugía que nunca le practicó a una paciente y por la cual él cobró.


Ana B. contó ante las cámaras de sanjuan8tv que el pasado viernes denunció al profesional Carlos Hugo Martínez –implicado ya en 10 casos- por una ligadura de trompas que supuestamente le hizo, pero a los meses descubrió que la cirugía fue una mentira.


Es que según detalla la víctima, el ginecólogo atendió su embarazo gemelar –en el 2008- y ella le pidió que cuando le realizara la cesárea, aprovechara la ocasión para ligarle las trompas, debido a que en el caso de quedar embarazada nuevamente no tendría cómo mantener a sus hijos junto a su marido. Entonces, el doctor le pidió el apto de una psicóloga y $600 para practicarle la cirugía, si es que era aprobada por la especialista. Un dato para destacar es que el doctor nunca le dio un recibo por ese pago.


Leá: Se siguen sumando denuncias: una adolescente declaró en ANIVI en contra del profesional


El parto se adelantó a los 8 meses de gestación y el ginecólogo le dijo al marido de la mujer que esa misma noche, cuando hiciera la cesárea, le practicaría la ligadura de trompas, por lo tanto, le pidió el dinero.


Pasó el tiempo y cuando los pequeños cumplieron los 6 meses de vida, Ana comenzó a sentir síntomas propios de un embarazo, situación que le resultaba imposible porque a partir de la cirugía ya no podía tener más hijos. Sin embargo, se hizo un análisis de sangre que para su sorpresa salió positivo y que cursaba el cuarto mes de embarazo.


La mujer fue a verlo a Martínez y le pidió explicaciones, pero éste los trató a ella y a su marido de ignorantes y que en los "más de 20 años de profesión que ejercía nunca le había pasado una cosa así", que era "imposible", destacó la víctima.


Desafortunadamente, Ana perdió ese embarazo y cuando ella le comentó eso al ginecólogo acusado, este la agarró fuerte de los hombros y le dijo "no vas a ser ni la primera ni la última mujer a la que se le muere un bebé en la panza", aseguró la mujer. Mirá el testimonio completo:


Embed

Comentarios