Joven muerta en Ullum
Sábado 15 de Diciembre de 2018

Crimen de Leila Rodríguez: denunció a la madre del presunto femicida de su hija

Paula Morales vivió situaciones con la otra abuela de Ámbar –hija de Leila y su supuesto asesino, William Pacheco- que la atemorizaron y pidió una perimetral para que no pueda acercarse.

/// Por Bárbara Ardanaz


Paula Morales no puede llorar la muerte de su hija Leila Rodríguez, la joven hallada muerta hace casi seis meses en un descampado en Ullum. Desde ese día que marcó su vida para siempre, tuvo que armar una coraza para contener a su nieta Ámbar, hija de Leila y de William Pacheco, el presunto femicida de su hija. Ahora, teme por su seguridad y la de su nieta y denunció a la madre del acusado: pidió una perimetral para que no pueda acercarse a ninguna de las dos.


"La tarde anterior al Día de la Madre, me encontré a Cristina (madre de Pacheco) en la plaza departamental de Ullum. Se acercó a mí, con las manos en el bolsillo y se interpuso en mi camino. Pensé que me iba a abrazar, pero no fue así. Me dijo que por qué no sacaba a Ámbar y ese día no la llevé porque hacía frío", comentó Paula a sanjuan8.com. Y agregó "Se me venía encima con el cuerpo, me miró a los ojos, me dijo que me deseaba el doble de lo que yo le deseo a ella", dijo con la vos entrecortada. Antes de irse, le habría dicho "la vas a pagar con la misma moneda".



Inmediatamente fue a la Comisaría 15º donde pudo realizar únicamente una exposición debido a que no fue amenazada de muerte.



El otro episodio ocurrió hace dos semanas, en la fiesta de fin de ciclo de otra de sus nietas, en el jardincito ubicado en Ullum. Según el testimonio de Paula, su hija tenía a Ámbar alzada cuando de un instante a otro, presuntamente Cristina se la arrebató de forma violenta. La nena de sólo 4 años se puso a llorar y Paula le pidió que la abrace, pero que no la apretara. La tía de la nena le dijo démela y finalmente la sacó de sus brazos.



De allí, Paula se fue asustada con la nena hasta el auto, donde percibió que la mujer la habría seguido. Sin pensarlo, fue nuevamente a la Seccional y radicó una denuncia en su contra por hostigamiento. Por consejo de la Policía, al otro día se presentó en la Comisaría de la Mujer y pidió una perimetral para que la madre de Pacheco no pudiese acercarse más a ellas.



Pese a las horribles situaciones que vivió, la mamá de Leila pide que la familia del padre de Ámbar se revincule con ella, pero no de manera violenta, sino con un régimen de visitas que determine el juez de Menores.



Mientras tanto, la pequeña que ya no tiene a su mamá y su padre podría ser condenado a prisión perpetua, debe quedar al cuidado de los familiares y atravesar este duro momento que, pese a lo chiquita que es, entiende.

Comentarios