Ginecólogo denunciado de abuso sexual
Lunes 16 de Abril de 2018

Creen que el ginecólogo acusado de al menos 10 abusos sexuales estuvo escondido en una casa de Capital

Los efectivos de Seguridad Personal estaban por allanar una casa ubicada en un barrio de Natania, cuando de repente recibieron un llamado informando que se entregaría. A doce horas de su detención expresaron que se encuentra "normal y tranquilo".

///Marcela V. Silva


Estaban a punto de allanar una vivienda ubicada en Capital cuando de repente el abogado del ginecólogo acusado ya de 10 abusos sexuales llamó a la Central de Policía para informar que el médico se entregaría. La vivienda, que era intensamente observada por los pesquisas, está ubicada en un barrio de Natania en Capital, según revelaron a sanjuan8.com desde Seguridad Personal.


"La esposa del acusado salió de su casa y se dirigió hasta una vivienda en cercanías de la Terminal de Ómnibus donde ingresó y se quedó largo rato", dijo Alfredo Castillo, Comisario del D5. En ese momento los uniformados estaban por ingresar ya con orden en mano del juez y recibieron la novedad de que Carlos Hugo Martínez se entregaría en la Central de Policía.


Una vez que el profesional, oriundo de la Rioja, llegó junto a su defensor a la sede policial, cerca de las 22.30 del domingo, quedó detenido. Según fuentes policiales su estado de ánimo es calmo y normal. Por el momento pasa las horas tras las rejas y espera ser llamado por el juez del Tercer Juzgado de Instrucción, Guillermo Adárvez.


Durante la mañana del lunes era trasladado de un sector de la Central hacia otro y sanjuan8.com pudo captar el momento, pero el ginecólogo -también procesado en el 2013 por abuso sexual simple- no dijo nada, sólo se limitó a mirar hacia abajo y a ocultar su rostro.

Escuchá la entrevista:

Embed

Desde el lunes pasado que se realizó la primer denuncia se logró reunir 10 casos de diferentes mujeres que espontáneamente se presentaron a la Justicia para contar sus experiencias. La mayoría de ellas afirmó que gracias a la publicación de la foto en los diferentes medios de comunicación se logró saber que se trataba de aquél médico que les hizo perder un embarazo, o que cobró una ligadura de trompas que no había realizado o del profesional que las manoseó en su consultorio y que por miedo no habían denunciado en su momento.


Todas las pacientes coinciden en el mismo relato: chistes y preguntas fuera de lugar, gestos y miradas intimidantes y lo peor el manoseo con la excusa de "estimular para conseguir un orgasmo" y así tomar una muestra para ser estudiada.


Comentarios