Policiales
Jueves 20 de Septiembre de 2018

Casi una década después, tibia condena al abusador de una menor de 13 años

Sebastián Laciar llegó a juicio por abuso sexual con acceso carnal en 2011 y fue sentenciado, este jueves, a una pena de 4 años y 6 meses de prisión por estupro, un delito menor que había sido solicitado por la defensa.

Sebastián Laciar recibió, finalmente, una condena de 4 años y 6 meses de prisión por el delito de estupro, una calificación por debajo de la imputación que había recibido por el abuso sexual de una menor de 13 años, que sucedió hace 8. Este sujeto llegó a juicio oral en libertad, ya que fue excarcelado luego de permanecer dos años con prisión preventiva y recién volverá a la cárcel cuando la sentencia quede firme.


El miércoles, en los alegatos, el abogado querellante había solicitado 8 años de prisión por considerar que los hechos estaban debidamente acreditados, tras el testimonio de la madre de la menor y de las psicólogas que atendieron a la víctima; mientras el fiscal Gustavo Manini pidió 7 años de prisión por el mismo delito. Sin embargo, la defensa ejercida por Mónica Sefair se inclinó directamente por la absolución, o -como medida excepcional- que sea juzgado por estupro. Esta última calificación se imparte cuando una persona mayor de edad mantiene una relación con una víctima menor, de entre 13 y 16 años, en la que el autor se hubiese aprovechado de su "inmadurez sexual". Esta figura penal tiene una pena de 3 a 6 años de prisión. Precisamente, así lo entendió el juez Raúl Iglesias y condenó a Laciar por este delito.


En la primera y única audiencia testimonial, declararon tres psicólogas que atendieron a la menor y a la madre de la joven. Quebrada, la mujer dijo que su hija nunca quiso hablar del tema, que lo que sucedió le cambió la vida para mal a toda la familia y, como pudo, revivió lo que le tocó atravesar hace 8 años. "Mi hija llegó y se bañó rápidamente, no la vi entrar, yo estaba planchando. Era un domingo como cualquier otro, ella cambió para siempre; era alegre, una nena feliz, pero desde aquel día todo es angustia y silencio, nunca volvió a ser la misma".



Al tratarse de un delito de instancia privada y un caso de abuso contra una menor, en el que se preserva su nombre, el proceso se desarrolló a puertas cerradas. Sin embargo, en los pasillos de Tribunales quedó en evidencia el dolor de la familia de la joven y la actitud esquiva de Laciar junto a su esposa.


El hecho

Sucedió en mayo de 2011 cuando la menor ingresó a un lote por curiosidad y fue abordada por un hombre que consumó el ataque. El relato de la joven en aquel momento fue contundente, como así también el informe médico y estudios psicológicos., Esto sirvió para procesar, en octubre de 2012, a Laciar por abuso sexual con acceso carnal. Su hermano Sergio fue detenido por corrupción de menores, pero el juez le dictó el sobreseimiento.


En abril de 2014, el juez Pablo Flores le otorgó la libertad a Sebastian Laciar debido a que llevaba dos años con prisión preventiva sin sentencia firme. La resolución le valió duras críticas al juez que hoy está en la mira de la Corte de Justicia (por este y otros casos), ya que pudo haberse valido de una prórroga. Como no lo hizo, le concedió la inmediata excarcelación y permitió que el imputado llegase al juicio oral en libertad.

Comentarios