San Juan 8 > Policiales

Atropelló y mató a su novio; ahora encontró el amor y se casó

Julieta Silva cumplió su condena por atropellar y matar a su novio y se casó en San Rafael. El caso conmocionó al país en 2017. Genaro Fortunato falleció producto de las heridas que le provocó el siniestro vial.

El nombre de Julieta Silva se conoció en septiembre de 2017 luego de una tragedia que conmocionó a la provincia, pero especialmente a San Rafael y el mundo del rugby. La mujer había atropellado y matado a Genaro Fortunato, de 27 años, a la salida de un boliche y en medio de una pelea. Fue condenada, tuvo prisión domiciliaria, luego fue a la cárcel, y regresó a su casa con sus dos hijos. Cuando recuperó su libertad, rehizo su vida y se casó con Lucas Giménez, con quien disfrutó su luna de miel en México.

Genaro Fortunato tenía 27 años y jugaba en Belgrano Rugby Club. Murió luego de ser atropellado por Julieta Silva en medio de una pelea en septiembre de 2017.

Te puede interesar...

La ceremonia fue en los primeros días de diciembre, al aire libre en un salón llamado Anselmo, en San Rafael, ubicado a solo 4 kilómetros, y 5 minutos en auto, de donde Julieta Silva atropelló con su auto y mató a Genaro Fortunato, de 27 años, quien jugaba en Belgrano Rugby Club.

Julieta Silva y Lucas Giménez se casaron en los primeros días de diciembre, a solo 4 kilómetros de donde murió Genaro Fortunato.

Estuvieron los hijos de Julieta, además de parte su familia, sus suegros, y algunos amigos. Pero, algunos allegados del novio faltaron. Según indicaron personas cercanas a la pareja, algunos quisieron hacer un chiste a Lucas Giménez, el cual no cayó para nada bien.

Al parecer, un rato antes del casamiento, algunos quisieron bromear al futuro esposo, y le dijeron que fuera a la ceremonia en taxi por las dudas que no llegara, en referencia a lo que le ocurrió a Genaro Fortunato, ex novio de Julieta Silva, quien murió luego que ella lo atropellara. Debido a esto, Giménez se habría molestado, y parte de sus amigos no asistió al casamiento.

La pareja se casó en el salón de eventos Anselmo, en la avenida Hipólito Yrigoyen, en San Rafael.

Del lado de Julieta, parte de su familia tampoco asistió a la fiesta ya que se generó una enorme distancia luego de lo ocurrido en el 2017, con la muerte de Genaro Fortunato, y luego el juicio que condenó a la mujer.

Julieta Silva aseguró que sus suegros son los mejores que les pudo haber tocado.

Condena y libertad de Julieta Silva

El 3 de septiembre de 2018 Julieta Silva fue condenada a 3 años y 9 meses por homicidio culposo agravado por conducción imprudente, negligente o antirreglamentaria de un vehículo, es decir, que no tuvo la intención de matar a Fortunato. Además, le sumaron 8 años de inhabilitación para manejar. Quedó con prisión domiciliaria, igual a como había llegado al juicio.

En noviembre de 2019, el mismo tribunal que la había condenado, revocó la prisión domiciliaria y la enviaron al penal de San Rafael, donde vivió duros momentos ya que fue víctima de varias golpizas y maltratos por parte de otras internas.

Gran parte de la condena, Julieta Silva la cumplió en su casa, pero por unos meses fue llevada al penal.

En marzo del 2020, ya pasados los dos años de condena con cumplimiento efectivo, la justicia le dio la libertad condicional a Julieta Silva, quien regresó a su casa junto a sus hijos. Pero por estar en el comienzo de la pandemia por Covid-19, debió quedarse en cuarentena en su vivienda debido a las restricciones en el país y en Mendoza, cuando todavía no se sabía qué pasaría con la enfermedad.

Con el tiempo, rehizo su vida, comenzó una relación con Lucas Giménez, además de abrir un comercio en pleno centro de San Rafael. A pesar de las miradas y críticas que recibe cotidianamente y las notables diferencias con su propia familia, la mujer continuó y rearmó su vida.

Julieta Silva se casó en diciembre con Lucas Giménez.

Conmoción por Genaro Fortunato

Julieta Silva y Genaro Fortunato estaban en pareja. El 9 de septiembre de 2017 salieron a bailar al boliche La Mona, donde los dos tomaron y estaban algo borrachos, cuando empezaron a discutir.

Genaro Fortunato murió en la noche del 9 de septiembre de 2017.

Los dos salieron del boliche, siguieron peleando bajo la lluvia hasta que ella se subió a su auto. Según el relato de algunos testigos, Genaro Fortunato se acercó a la ventanilla, pero ella aceleró y él cayó al suelo.

Julieta avanzó varios metros, se detuvo, hizo marcha atrás, le pasó por encima con su auto a Genaro y lo mató. En su declaración ella aseguró que nunca vio al joven de 27 años tendido en el suelo, y que había regresado para devolverle su celular que había quedado en el auto.

Además, parte de la estrategia de su abogado defensor Alejandro Cazabán, fue que Julieta no ve bien y que esa noche no tenía puestos sus lentes, los que usó durante todo el debate, pero nunca antes ni después se la volvió a ver con ellos.