Beba apropiada
Jueves 07 de Junio de 2018

Acusada del robo de una beba: "El médico me dijo que lo único que nos jode son los papeles de nacimiento"

Rosa Agüero, la presunta apropiadora de la criatura de Vanesa Sánchez hace 20 años, dio un testimonio exclusivo a Canal 8 minutos antes de ser detenida. "No siento culpa, arrepentimiento ni nada", sentenció.

Rosa Agüero, la mujer acusada por Vanesa Sánchez de robarle su hija en 1998, habló en exclusiva con Estudio 8 y reconoció las maniobras que le endilgan. Aunque relativizó todo por considerarse una "ignorante" y que la madre biológica quería abortar, asumió que no hizo las cosas bien y dejó expuesto al médico Celestino Elías como una eslabón clave de la presunta seguidilla de delitos que investiga el juez Federal Leopoldo Rago Gallo. El caso salió a la luz cuando una prueba de ADN confirmó que la hija de la detenida es en realidad la criatura que dijeron que había muerto hace 20 años.


Agüero habló el lunes, minutos antes de ser detenida por orden del magistrado, y sus dichos se conocieron en el programa que se emite todos los miércoles en la noche por la pantalla de Canal 8. La mujer está acusada de ser la apropiadora de la hija de Sánchez, mientras que el médico es señalado como el que perpetró una serie de acciones ilegales para hacer creer que la criatura había muerto: en la causa hay como prueba un acta de fallecimiento de la nena y otra del nacimiento de una nueva bebé, ambas son falsas y llevan su firma.


Según la mujer, sigue viendo al médico y en una charla que tuvieron, le dijo: "Lo único que me jode a mí y a usted son los papeles de nacimiento". Sucede que las actas son clave para la investigación judicial. Del las pruebas se desprende que la niña apropiada fue asentada por su madre biológica en 1998 con el nombre de Micaela Guadalupe Sánchez, pero luego Elías la dio por muerta y él mismo certificó más tarde el supuesto nacimiento de otra bebé como una manera de cambiarle el nombre y ponerle Silvina Agüero, para hacer creer que era hija legítima de Rosa.


En un relato con contradicciones, gritos y hasta lágrimas, Agüero señaló a Sánchez como que ella no quería tener el bebé y se lo quería entregar voluntariamente. "La madre me dijo que hiciera la partida de nacimiento a mi nombre y yo no quería", dijo.


Sin embargo, quien las contactó a ambas fue Elías. "Él me dijo que hay una chica que quiere dar un niño porque ella quería abortar, yo no quise que aborte y justo me acordé de vos", aseguró Agüero.

Embed

La imputada contó que se le presentó un viaje a Brasil para visitar a su hermana que estaba padeciendo un cáncer terminal y allí las posibilidades de pasar por la frontera con una criatura que no sea su hija serían nulas. "El doctor me hizo el acta de defunción –de Micaela Sánchez- y de nacimiento –de Silvina Agüero-", resaltó. Y agregó que Elías le dijo "sólo porque sos vos, no quiero tener problemas después".


Además, acusó a la madre de Micaela de hacer esto por dinero: "No la quiere a ella, quiere plata". En este sentido, aseguró que "ella anda diciendo que quiere plata, auto y casa y a mí no me va a sacar nada".


Embed

Lo cierto es que la mujer ya fue indagada por el juez Federal Leopoldo Rago Gallo y negó haber actuado de mala fe y querer apropiarse de la criatura hace 20 años. Su hermana también está implicada, con arresto domiciliario, por complicidad en el delito.


Por otro lado, el médico –que estaba prófugo y fue detenido en la mañana de este miércoles-, se presentó ante Rago Gallo, donde se lo imputó por tres delitos: falsificación de documento público, apropiación de menores y supresión de identidad. Luego de la lectura de las calificaciones, Elías decidió abstenerse de declarar y se fue del Juzgado sin emitir una sola palabra. No obstante, su abogado, Marcelo Sández dijo que su defendido le manifestó que "nunca se le quitó la niña y nunca hubo nada de eso que está contando en los medios".


La implicada sólo siente arrepentimiento de no "saber cómo se hacían estas cosas". Aseguró que no volvería a hacer lo mismo de nuevo y que "jugaron con su ignorancia". "No siento culpa, arrepentimiento ni nada", manifestó.

Comentarios