Policiales
Martes 27 de Febrero de 2018

A una semana del crimen del luthier, la evidencia no alcanza para inculpar a los dos detenidos

Si bien, la Policía arrestó a los autores materiales del robo que había sufrido la víctima, años atrás, los pocos resultados de las pruebas que hay por estas horas son insuficientes para imputar a los sospechosos. No se descarta que recuperen la libertad.

/// Por María Eugenia Vega

Este martes se cumple una semana de la muerte de Carlos Scalzotto, el luthier sanjuanino que fue hallado sin vida, desnudo, maniatado y con signos de estrangulamiento en su vivienda de un barrio de Chimbas.

Por el momento hay dos detenidos, pero lo cierto es que la evidencia que –por ahora- tiene la Policía en sus manos no alcanza para inculparlos y demostrar que fueron ellos quienes atentaron contra la vida de la víctima.


El crimen ocurrió entre las 22 del martes y las 2 de la madrugada del miércoles un poco después de que Carlos terminara de cenar. Dos datos llamativos hacen ruido: había una botella de aperitivo- Campari- vacía, una caja de jugo y dos vasos arriba de la mesa; también había un juego de cuerdas. No es un detalle que se pueda saltear en la investigación porque una de las características más llamativas, que reconocieron en la víctima varios testigos, es que Scalzotto era un hombre sumamente ordenado y no dejaba nada fuera de su lugar, una vez usado.


Si bien los pesquisas están casi seguros de que la víctima conocía a sus asesinos porque les abrió la puerta, creen que puede tratarse de clientes que ya habían ido a la casa con anterioridad para comprarle elementos de guitarra. Otra de las hipótesis es que se trató de un servicio sexual contratado por Scalzotto y que –al menos uno de los autores- era su "amigo".


Con la autopsia forense en mano y el resultado del ADN hallado en el lugar, la causa Scalzotto aguarda definiciones que puede demorarse unos cuantos días más.


Leé:

Revelaciones sobre el crimen y el resultado de la autopsia: lo ahorcaron con un pañuelo

Comentarios