Policiales
Martes 19 de Noviembre de 2019

A un año de la muerte del niño electrocutado, la Justicia indagará a un funcionario de Chimbas

El juez correccional Matías Parrón tomó la decisión de llamar a declarar al secretario de Obras y Servicios, Alberto Herrera. Lautaro falleció al mantener contacto con un cable que colgaba en el exterior del Club San Pedro, cuando se dirigía a jugar al fútbol.

A un año de la muerte de Lautaro Bustos, el niño de 9 años que se dirigía al Club San Pedro para jugar a la pelota, como lo hacía cada semana, el juez Matías Parrón tomó la decisión de llamar a indagatoria uno de los implicados en el caso del deceso del nene en Chimbas.






Se trata de Alberto Herrera, secretario de Obras y Servicios de Chimbas, quien cumplía funciones en gestión en el municipio de Fabián Gramajo, al momento de la tragedia. El hombre será llamado esta semana a indagatoria, por el homicidio culposo del niño, el pasado 18 de noviembre de 2018.




El caso Bustos levantó una tremenda polémica porque, al suceder el hecho, hubo cruce de responsabilidades entre el Municipio y la empresa Energía San Juan. En aquel momento, desde Chimbas sostuvieron que la responsabilidad de ese cableado, que ocasionó la muerte del niño, era de la firma privada; pero desde la empresa decían lo contrario.




La puja por la responsabilidad del mantenimiento de ese cable se mantuvo latente y no se supo quién quedaría vinculado a la causa, hasta ahora. El magistrado del 5to Juzgado Correccional aseguró a este medio que esta semana citará a su despacho a Herrera para que de explicaciones sobre lo ocurrido.


Leé: Los pasos que sigue la Justicia para determinar responsabilidades



La tragedia

El trágico episodio ocurrió el 18 de noviembre de 2018, cuando Lautaro Bustos (9) jugaba en la puerta del Club San Pedro, donde asistía a entrenar. El niño, minutos antes, le había dicho a su abuelo que iba a ir a refrescarse a una especie de cause del agua del riego. Al parecer, la humedad había dejado suelta la tierra y por eso, Lautaro resbaló. Para evitar una caída drástica y dolorosa, sin pensarlo y por instinto, el niño se agarró del pedazo de cable que colgaba del tendido eléctrico.





El escenario fue espantoso. Uno de los jóvenes que entrenaba en el club fue a avisarle a su abuelo que el niño estaba tirado al costado de la cuneta. Aunque llegó la policía e intentaron reanimarlo, la descarga fue mortal. Camino al hospital, sus ojos se cerraron para siempre.

Comentarios