Policiales
Miércoles 16 de Mayo de 2018

A horas de ser sentenciado asegura que el asesino de su vecino está libre por orden del juez

Juan Ariel Trozzo está siendo juzgado desde hace 14 días por el crimen de Carlos Rolando Lara (22). Su defensa sostiene que él fue acusado injustamente porque no participó del asesinato. Mientras tanto, entre la batería de testimonio que pasaron por el estrado hubo contradicciones.

/// Por María Eugenia Vega

Que el verdadero culpable del crimen de Carlos Rolando Lara (22) fue Carlos Diamantino Ruiz (22). Eso es lo que sigue sosteniendo Juan Ariel Trozzo (24) al respecto de la acusación que lo deja en jaque por estas horas. El imputado está por recibir una sentencia que puede ser condenatoria y llevarlo a cumplir varios años tras las rejas por homicidio. A Lara lo ultimaron de un cuchillazo mortal en el pecho cuando iba camino a jugar al fútbol a la Villa Aberastain en Pocito, el 29 de mayo de 2016. Todo indicaría que esa muerte fue por una venganza y que Trozzo sería el autor material, pese a que en el lugar hubo varias personas y una, en especial, fue sospechada durante un tiempo de estar implicado, pero un juez le dictó la falta de mérito y quedó libre.


Durante estas dos semanas hubo un desfile de testigos que dieron su versión al respecto. En el medio, contradicciones aparecieron para sembrar dudas ante el tribunal de la sala II de la Cámara Penal, compuesta por José Atenágoras Vega, Ernesto Kerman y Juan Carlos Peluc Noguera. Sin embargo, estos dichos serán verificados con extremo cuidado ya que prestaron previamente juramento y pueden ser acusados de falso testimonio. Mientras tanto, la defensa de Trozzo insiste con la inocencia de este sujeto que salió del penal días antes del crimen. Luego de haber rechazado por tercera vez la posibilidad de que Trozzo se someta a un juicio abreviado, va por el pedido de absolución frente a la lectura de los alegatos que sería el viernes.



La hipótesis principal del crimen fue que Lara había asegurado que Trozzo lo había violado cuando compartían celda en el Servicio Penitenciario. Entonces, ese rumor -que no se comprobó- habría terminado desatando la furia del asesino. El agresor se había acercado a la víctima con intenciones de saludarlo en la parada de colectivos en Pocito; y cuando le dio la mano, el sujeto lo golpeó hasta dejarlo tendido en el piso. Después sacó un cuchillo carnicero y le propinó un puntazo en el tórax que fue letal. Esto último es lo que niega el imputado asegurando que el verdadero responsable fue Diamantino.


La historia no terminó ahí. Luego de la muerte de este joven se despertó un repudio absoluto y hubo quema de tres viviendas en Pocito. Los familiares de la víctima salieron a pedir justicia y aseguraron desde un primer momento que Lara nunca quiso agredir a quienes lo golpearon, que quedó indefenso y que aprovecharon ese estado de indefensión para ultimarlo.

Comentarios