País
Domingo 05 de Agosto de 2018

Wall Street mira los cuadernos de la corrupción y se mantiene en alerta

Grandes bancos y fondos internacionales deben financiar la futura obra pública, vía PPP. Pero ahora están asustados por las derivaciones judiciales del caso.

No hubo hasta ahora ningún reporte de Wall Street que aluda al escándalo desatado a partir de los cuadernos en los que figuran las coimas millonarias que se habrían pagado durante el kirchnerismo. Pero el tema ya se instaló entre los grandes bancos y fondos de inversión internacionales. Sucede que son ellos los que deberán aportar una fortuna -alrededor de USD 6.000 millones- para financiar los corredores viales, adjudicados a seis consorcios hace apenas un par de meses a través del esquema conocido como PPP (Participación Público Privada).

Grandes jugadores internacionales acompañan a los consorcios ganadores ya presentaron avales y garantías para comprometer el fondeo necesario. Ninguno se retiró incluso en medio de la fuerte turbulencia cambiaria, que provocó una suba del 40% del dólar en apenas dos meses. Hay entidades norteamericanas, pero también de origen japonés y europeo.

Pero la revelación de los cuadernos inquietó automáticamente a los altos mandos de las entidades financieras internacionales y fondos de inversión que comprometieron el millonario aporte, para colmo a una tasa menor al 10% anual en dólares (fue anterior a la crisis financiera). Entre el último jueves y viernes en el ministerio de Transporte recibieron una gran cantidad de llamados, lo mismo las consultoras locales que apoyaron a las presentaciones de las constructoras que se adjudicaron los seis corredores viales. La pregunta en todos los casos era la misma: ¿está mencionada algunas de las empresas ganadoras en los famosos cuadernos?

Hasta ahora la respuesta es negativa. Entre los grupos que finalmente se adjudicaron los PPP aparecen los siguientes nombres, muchos de ellos grandes jugadores de siempre en el negocio de la obra pública: Paolini Hermanos, Vial Agro, José Cartellone, Green SA, un consorcio integrado por las empresas Helport (del Grupo Eurnekian), Panedile, Copasa y Eleprint (se adjudicaron dos de los seis corredores), luego un grupo integrado por Rovella Carranza y Juan Carlos Relats (uno de los preferidos del kirchnerismo), y Mota Engil, una empresa que aparece en varias oportunidades en la investigación del Lava Jato brasileño. Ninguno figuraría en los famosos cuadernos.

Otros jugadores importantes no fueron adjudicados por el ministerio de Transporte por haber presentado ofertas demasiado altas. Entre esos grupos estaban Roggio, SACDE (en realidad la ex IECSA del grupo Macri, ahora en manos de Marcelo Mindlin) y Grupo Techint, que sí aparece nueve veces en las anotaciones efectuadas por el remisero Oscar Centeno.

Obra pública en peligro

Nadie está en condiciones de asegurar hasta dónde puede llegar la onda expansiva de la investigación judicial. O si Centeno dará más detalles o nombres en sus futuras declaraciones ante la Justicia. El tema es extremadamente delicado en particular para los que tendrán que financiar estos millonarios corredores viales. Según aclararon desde Casa Rosada, se espera que las obras comprometidas arranquen no más allá de octubre, es decir en un par de meses.

Fuente: Infobae

Comentarios