País
Sábado 08 de Diciembre de 2018

Vacaciones argentinas 2019: eligieron viajes cortos, low cost y austeridad

La planificación de las vacaciones de verano del 68% de los argentinos se vio afectada por los cambios en la economía. Si bien no se privan de viajar, se preocupan por reducir el nivel de gasto.

El 80% de los viajeros optimizó el gasto para no dejar de viajar adoptando medidas como: viajar menos que lo previsto (37%), elegir un destino más barato (25%), contratar opciones de vuelos/hospedajes más económicos (21%) u optando por métodos de pago más flexibles (12%)


A poco tiempo de comenzar la temporada 2019, y en medio de un contexto económico-político crítico, comienzan los debates sobre qué conviene hacer estas vacaciones de verano. La planificación de vacaciones del 68% de los argentinos se vio afectada por los cambios en la economía, según el estudio "Turismo en tiempo de crisis", que realizó Kantar TNS y Kantar Millward Browny.



El 93% de los argentinos declara haber reducido o dejado alguna categoría de consumo o gasto frente a la situación económica actual. "Así, los viajes al exterior son uno de los hábitos que sufre, en mayor medida, una disminución de las compras afectadas por la devaluación", puntualizó Agustina Servente, directora de área de Innovación de la compañía.



Además, el 80% optimizó el gasto para no dejar de viajar adoptando medidas como: viajar menos que lo previsto (37%), elegir un destino más barato (25%), contratar opciones de vuelos/hospedajes más económicos (21%) u optando por métodos de pago más flexibles (12%).



"En ese escenario, más allá de la temporada alta que esperamos sea muy exitosa, la planificación de los fines de semana largos resulta fundamental. Hoy vemos que los argentinos viajan más veces durante el año, con estadías más cortas. Y además, observamos que se están eligiendo los destinos turísticos por una oferta específica", señaló Aldo Elías, presidente de la Cámara Argentina de Turismo.




"La devaluación del peso impactó fuertemente en la demanda de viajes al exterior y los destinos domésticos comenzaron a ocupar un gran lugar para los argentinos. Sin embargo, cada vez que el dólar se mantiene estable se puede notar un interés por los destinos internacionales", explicó en diálogo con Infobae Sebastián Mackinnon, gerente general para Argentina y Uruguay de la agencia Despegar.




Sobre los lugares más elegidos por los viajeros argentinos para vacacionar dentro del país, en el mes de noviembre se registró desde la agencia de viajes que Bariloche fue el número 1, seguido por Mendoza y Córdoba. Respecto a los destinos internacionales Miami estuvo el mes pasado en el puesto número uno, Río de Janeiro segundo y en el tercer lugar Cancún.





Para evitar especulaciones, el portal de alojamientos temporarios Alquiler Argentina realizó una encuesta a turistas de todo el país y una comparación de precios de alojamiento y transporte con los principales destinos locales.



"Una familia promedio en Argentina mira de cerca el valor del dólar cuando está planificando sus vacaciones. El alojamiento en el exterior se mide en esta divisa y mientras más aumenta, más competitivo se vuelven los destinos argentinos. Por eso esperamos una buena temporada", resaltó Judith Gomez Pereyra, experta en viajes del portal.



El 31% de argentinos cambiará este año el destino de sus vacaciones por uno más cercano. Una familia argentina podrá viajar a Mar del Plata en auto por $19.300 y quedarse una semana. Para ir a Camboriú, la ciudad situada en el estado brasileño meridional de Santa Catalina, necesitará casi el doble y viajar 24 horas sin parar, perdiendo días de descanso. De elegir Búzios (otro destino preferido por los argentinos), el costo se quintuplica ($106.484) por tener que viajar sí o sí en avión.




La demanda tiene dos tendencias marcadas: una es la de aquellos que reservan con bastante tiempo de antelación, que consiguen pasajes aéreos de promoción o paquetes con descuentos. Y por otro lado, la demanda de último minuto, de aquellos que deciden salir de viaje con muy poco tiempo de anticipación.




Para Damián Di Pace, director de la consultora Focus Market, los argentinos optarán por sustituir destinos en el exterior por destinos nacionales. "En ese sentido aquellos que viajaban a Miami, Chile, Brasil o Punta del Este optarán por destinos como Bariloche, San Martín de los Andes o Patagonia Argentina, destinos caros dentro de la oferta turística argentina pero que se acomodan a bolsillos más pudientes", destacó el experto.


A pesar de la crisis, estos datos indican que el turismo interno se verá favorecido este 2019. El 88% de los turistas encuestados afirma que va a vacacionar en Argentina. "Las agencias de turismo de pasajes al exterior -continuó Di Pace– han optado por hacer promociones, ofertas y descuentos ante caídas de hasta el 80% en algunas casos de este tipo propuestas".



Si bien la situación económica afectó en la toma de decisiones (el 31% de los encuestados afirma que tuvo que cambiar de destino a algo más cerca o acortar la cantidad de días), los argentinos tienen pensado vacacionar 7 días (50% de los viajeros) con un presupuesto menor a $50.000 pesos.




Por la independencia y comodidad, el análisis también indicó que el 75% de los turistas encuestados viajará en auto, aún con el aumento de la nafta y la nueva moda de los "pasajes low cost" tanto de avión como los recientemente anunciados de colectivo.




Los propietarios de alquileres temporarios están aumentando cerca del 30%, lo que hace que el turismo en Argentina sea más competitivo y se ajuste más a las posibilidades de gasto de una familia promedio. El turismo interno está ofreciendo descuentos, financiacióny la posibilidad de congelar el precio y llegar a enero con gran parte de las vacaciones pagas.




Además, mientras que en la temporada 2018, las colas de autos para comprar y vacacionar iban en dirección Mendoza hacia Chile, este año se invirtió el escenario y se espera un aluvión de chilenos en Mendoza y, tal vez veamos más extranjeros en la Patagonia y otros destinos como el Norte Argentino.



Según un reciente estudio que realizó el metabuscador de viajes para reservas de alojamiento, Booking.com, el 46% de los argentinos asegura que están dispuesto a dejar de lado las atracciones turísticas tradicionales si considera que son demasiado caras para su presupuesto. Por otro lado, el 66% apunta a controlar sus gastos definiendo un presupuesto de antemano. Sin embargo, el 51% reconoce que termina pasándose del presupuesto y gastando más de lo que tenía pensado.




Efectivamente 4 de cada 10 argentinos prefiere alojarse en casas o departamentos,porque permite por un lado contar con mayor comodidad. A esto hay que agregarle además que al argentino le gusta viajar con amigos, con otras familias o también hacer viajes de parejas, lo que permite compartir costos por un lado y también poder abaratarlos.




Se destaca también que más de la mitad de los viajeros de Argentina (un 65%, mientras que el promedio global es del 53%) dijo que planea hacer más escapadas de fin de semana durante 2019, una tendencia que viene creciendo en los últimos años.




La investigación sugiere también que la mayoría de los viajeros está dispuesta a quedarse en un alojamiento ubicado fuera del centro (52%), a viajar fuera de temporada (74% – el promedio global es del 63%) y a compartir sus planes de viaje con otros para así abaratar los costos.



"Se trata de un turismo que ha reducido el nivel de gastos, en lugar de elegir un hotel de 5 estrellas eligen uno de 3, y en vez de salir a cenar a un restaurante por la noche los viajeros se conforman con pedir comida a la habitación. No se privan de viajar, pero sí reducen el nivel de gastos", explicó Graciela Fresno, presidente de la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de la República Argentina.




Respecto al rol que deberían adoptar las compañías prestadoras de servicios para acompañar a los consumidores, Fresno aseguró: "Lo que se hace fundamentalmente es ofrecer paquetes y promociones para tratar de atraer el viajero. Al advertir este tipo de tendencia se le ofrece algún servicio que vaya más acorde al nivel de gasto que pretende tener; desde promociones, comidas y vouchers".




Para Julián Gurfinkiel, cofundador de Turismocity, si bien el argentino no cambió tanto la elección de su destino, está más en la búsqueda de una buena financiación, por lo que las compañías turísticas deberían adaptar las formas de pago teniendo en cuenta la opción de pago en cuotas, permitiéndoles a los usuarios la posibilidad de viajar a pesar de la situación económica desfavorable.



Las aerolíneas low cost comienzan a ganar terreno como una nueva opción, y un 10% de los argentinos ya realizó un viaje utilizando estas alternativas en el país. "Los que más probaron esta nueva forma de viajar son los segmentos extremos de la pirámide: ABC1 y D1", resaltó Rodrigo Sarti, experto en viajes de Kantar TNS y Kantar Millward Brown.



Sin embargo, ante la elección de un medio de transporte para un posible próximo viaje interno, un 29% de los argentinos continúa eligiendo una aerolínea tradicional y un 16% probablemente opte una low cost.




"Los cambios -añadió Elias– también están vinculados con el avance de la tecnología y con la utilización de smartphones. Estamos conectados prácticamente las 24 horas del día y por medio de esta pantalla tenemos acceso constante a ofertas de paquetes turísticos, hotelería, transporte y hasta descuentos en gastronomía".




A menudo, las empresas de turismo acompañan estas tendencias con múltiples ofertas. Lo mismo las líneas aéreas y compañías de transporte. En la medida que las empresas entiendan y se adapten a este modelo van a lograr captar una mayor parte del mercado. (Fuente: Infobae).

Comentarios